La tapa de EL DIARIO de hoy

La imputada tiene 18 años y se la investigó por dos hechos ocurridos a comienzos de este año. La pena se impuso en un acuerdo de juicio abreviado.

El juez de audiencia de juicio de General Pico, Marcelo Pagano, condenó a Martina Natalí Luján Falcón, de 18 años, por los delitos de robo con arma y lesiones leves, a la pena de cinco años de prisión.

El fallo fue dictado a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal Damián Campos, el defensor oficial Guillermo Costantino y la imputada. Las dos personas damnificadas en las diferentes causas- tramitadas en legajos diferentes-prestaron su conformidad al acuerdo.

Las pruebas aportadas por las partes permitieron dar por comprobados dos hechos. El primero ocurrió la noche del 7 de abril de este año, cuando la imputada Falcón convocó a un remisero para que la vaya a buscar a un domicilio de General Pico.

La joven le indicó al damnificado que tenía que ir a buscar a una persona y se detuvo frente a un descampado. Previo a ello, la imputada había pedido prestado el teléfono celular al remisero, para hacer un llamado, y éste accedió al pedido.

Al estacionar frente al descampado, Falcón descendió del remis hablando por teléfono y se ubicó al lado de la puerta del conductor, quien tenía su brazo afuera de la ventanilla. En ese momento el damnificado sintió un fuerte golpe en su brazo izquierdo, y al observar constató que le salía sangre, notando también que Falcón tenía un elemento corto punzante, similar a un cuchillo de cocina, mientras le manifestaba “dame la plata, dame la plata”. El conductor del auto le entregó su dinero, un monto aproximado de $9.000 a $10.000.

Falcón también le lanzó un puntazo en la pierna izquierda, pero no alcanzó a provocarle lesión alguna, y le exigió, “dame la llave del auto”. La víctima entregó la llave, Falcón le arrojó el teléfono celular y se retiró corriendo.

Ataque
El segundo hecho ocurrió en la noche del 28 de febrero de este año, cuando Martina Falcón llegó a un domicilio de Pico, en busca del sobrino del propietario de la vivienda.

La joven ingresó a la casa, se dirigió hacia el patio trasero y atacó a una mujer que se encontraba en dicho domicilio. La agresión fue con un elemento corto punzante y la damnificada sufrió heridas cortantes de carácter leve.

Como circunstancias atenuantes, el juez tuvo en cuenta la carencia de antecedentes condenatorios y la corta edad de la condenada.

En tanto, como agravantes, consideró que “estamos ante la presencia de dos hechos en los que la imputada demostró peligrosidad en su accionar contra los damnificados a quienes hirió con un arma blanca. Por último, recordar que la magistratura está impedida de cuestionar la pena acordada, ya que este es el centro de la negociación entre las partes y por lo tanto ajena a cualquier injerencia del juez”.