La tapa de EL DIARIO de hoy

Lo que investiga la causa judicial es si el médico Jorge Rigutto contrató sicarios para balear a personas con las que mantiene un conflicto económico y judicial. Se pacta "un tiro en la rodilla hasta que quede rengo".

El Diario tuvo acceso a esos audios que están en la causa judicial. El interesado en contratar los servicios, que supuestamente es Rigutto, explica en tono de profesional médico: "Yo me dediqué toda la vida a salvar vidas, pero a este negro hay que…"

En los audios que forman parte de la causa judicial que investiga a Rigutto, el aparente contratado se interesa por el "nombre de la novia o de la pareja" de la persona a la que hay que "ajustar". 

La voz que sería de Rigutto da detalles del nombre, de su ocupación, del domicilio de trabajo (en Bahía Blanca) y del documento. También le aporta "el teléfono de esta mina". Se jacta de que lo sabe de memoria "porque estamos en juicio todavía".

"Te pregunto… ¿esto va a quedar como una mecánica de qué, de robo?", pregunta. "Yo lo que quiero es que sea efectivo el trabajo", reclama. 

Cuando acuerdan el lugar donde se produciría el disparo, pregunta: "¿va en la pata en qué lugar va?". "Va en la gamba, en la rodilla", responde su interlocutor. "Sí, ahí, ahí, en la rodilla", pide al hacer el contrato y se interesa: "¿pero aciertan, cómo son estos tipos? Porque no es fácil la jugada…".

"Son tipos de experiencia. Si no le pegan el primer tiro le tiran el segundo. Hasta que quede rengo, que quede tirado. Vos despreocupate, por eso despreocupate", promete la parte contratada. Y anuncia, casi publicitariamente: "el trabajo una vez que estén allá se va a hacer".

En tono de profesional médico, el contratador de sicarios redondea: "yo te aclaro lo siguiente… yo me dediqué toda la vida a salvar vidas, ahora a este negro hay que…".