La tapa de EL DIARIO de hoy

La familia de la víctima aportó unas seis direcciones donde se podía encontrar el prófugo. En una de ellas, ubicada en Villa Allende (Córdoba), fue capturado.

* Trasladaron al abusador desde Córdoba

Sebastián Enrique Aliendo, quien estaba prófugo tras ser condenado a prisión en una causa de abuso de menores, fue trasladado ayer por la tarde a Santa Rosa. La Policía de Córdoba lo detuvo y una comisión de la Brigada de Investigaciones de la Policía de La Pampa lo trasladó a esta provincia.

El dato de la ubicación del prófugo fue aportado por la familia de la víctima, que lo ubicó a través de las redes sociales.
Sobre Sebastián Aliendo pesa una condena firme a cuatro años de prisión por el abuso sexual de una menor de 13 años en la localidad de Toay. Fueron dos hechos ocurridos en el año 2015.

Estaba prófugo desde diciembre de 2020, cuando la Corte Suprema de Justicia dejó firme el fallo de la justicia pampeana tras rechazar un recurso de queja. En ese momento se ordenó su detención, pero Aliendo ya se había fugado de su domicilio.

En diálogo con El Diario, familiares de la víctima contaron que ubicaron a Aliendo a través de las redes sociales. "Se hizo complicado encontrarlo. Por ejemplo, no votaba, pagaba la multa y no se lo podía encontrar por ahí", contó uno de los familiares de la víctima.
"Lo buscamos a través de los grupos de compraventa en las redes sociales. Compraba un mueble y daba una dirección. Nosotros íbamos juntando información", indicó el familiar.

"Cuando juntamos entre cinco y seis, se la llevamos a la Policía. Quiero destacar que actuaron espectacularmente", agregó.

Y destacó la labor del jefe de la Brigada de Investigaciones, comisario inspector Horacio Cabrillana, "un capo, lleno de humanidad. Dispuso inmediatamente dos personas para la búsqueda. Uno por las redes sociales y otro que se contactó con la policía de Córdoba".

El pasado martes, una comisión policial pampeana viajó a buscar al prófugo a Córdoba. El familiar de la víctima relató "lo habían seguido durante un día y a las 5:30 de la mañana del miércoles le allanaron el domicilio y lo detuvieron, en el barrio de Villa Allende".

Y destacó que "el domicilio donde lo encontraron coincidía con uno que le habíamos pasado nosotros, así que la búsqueda dio resultado".

Finalmente, el condenado capturado fue trasladado a Santa Rosa y se encuentra a disposición del juez de Ejecución, Martín Saravia.

La sentencia por el abuso fue dictada en 2017 y quedó firme en diciembre de 2020. "Durante 11 años estuvimos peleando la causa hasta que logramos la condena. Cuando quedó firme, este tipo ya se había ido", expresó el familiar de la víctima. "Antes que la condena estuviera firme, ya no estaba en Toay", sostuvo.

Dijo además que "la causa se quedó y la tuvimos que impulsar nosotros. El abogado querellante, Omar Gebruers, nos cobró todo lo que nos tenía que cobrar y nos dejó el expediente tirado".

El prófugo "tenía pedido de captura nacional, con alerta roja, y la Policía de Córdoba no lo buscaba. Yo me comuniqué con la Dirección General de investigaciones de Córdoba, me atendieron muy bien, pero me decían que era necesario un oficio y eso ya estaba porque tenía pedido de captura", concluyó el familiar que dialogó con este medio.