La tapa de EL DIARIO de hoy

Nuevas sanciones se agregaron por parte de la Unión Europea, Reino Unido y Japón contra Rusia en represalia por su invasión a Ucrania.

El nuevo paquete de penalidades contra el Kremlin, por el inicio del conflicto bélico en tierras ucranianas, incluye a las hijas de Vladimir Putin y del canciller Serguei Lavrov.

Katerina Tikhonova y Maria Vorontsova, hijas de Putin, y Yekaterina Vinokurova, hija de Lavrov, tienen ahora prohibida la entrada en el Reino Unido, donde se congelarán sus activos, precisó el ministerio británico de Relaciones Exteriores. La decisión de Londres que busca atacar el "fastuoso tren de vida del círculo cercano al Kremlin", según las autoridades británicas, se alinea con Washington y Bruselas que ya habían tomado medidas similares contra las hijas del presidente ruso.

Por su parte, el Reino Unido ya había sancionado también a Polina Kovaleva, hija de la supuesta amante de larga data de Lavrov. La canciller británica, Liz Truss, asesguró que todas las sanciones decididas hasta ahora provocarán en Rusia una crisis económica sin precedentes desde la caida de la Unión Soviética, y consideró que aún deben aprobarse más.

Según el análisis del Gobierno británico, más de 275.000 millones de libras esterlinas (más de 360.000 millones de dólares) –o el 60% de las reservas extranjeras de Rusia– ya fueron congeladas como resultado de las sanciones.

"En el G7, estamos trabajando con nuestros socios para poner fin al consumo de la energía rusa y golpear aún más la capacidad de Putin para financiar su invasión ilegal e injustificada de Ucrania", afirmó Liz Truss, en un comuniocado citado por la agencia de noticias AFP.

"Juntos, estamos apretando las tuercas a la maquinaria bélica de Rusia, cortando las fuentes de dinero de Putin", añadió. Hasta ahora, el Reino Unido sancionó a más de 1.200 personas y empresas -entre ellas 76 oligarcas- desde que comenzó la ofensiva militar rusa el 24 de febrero.

La UE, en tanto, adoptó hoy un quinto paquete de sanciones a Rusia, que apunta a sectores clave como el del carbón o el transporte marítimo y por ruta, entre otros. La nueva batería incluye la "prohibición de comprar, importar o transferir carbón y otros combustibles fósiles sólidos a la UE si se originan en Rusia o se exportan desde ese país, a partir de agosto de 2022", un negocio valuado en 8.000 millones de euros anuales.

La medida también ordena el cierre de los puertos comunitarios para los buques de bandera rusa, y de las carreteras de la UE para los transportistas de Rusia y Bielorrusia, con exenciones para algunos renglones como productos agroalimentarios, médicos, farmacéuticos, la energía o cargamentos humanitarios.

También prohíbe la exportación del combustible para aviones, computadoras cuánticas, semiconductores avanzados, productos electrónicos de alta gama, software, maquinaria sensible y equipo de transporte, por un monto de 10.000 millones de euros; y a la importación de madera, cemento, fertilizantes, mariscos y licores, por 5.500 millones.