La tapa de EL DIARIO de hoy

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró este viernes que la alianza militar no tendrá aviones actuando en Ucrania para evitar una "guerra total", cerrando así la puerta a la creación de una zona de exclusión aérea que había sido solicitada por el Gobierno ucraniano.

"Los aliados acordaron que no debemos tener aviones sobre el espacio aéreo de Ucrania, ni tropas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en el territorio de Ucrania", dijo Stoltenberg al término de una reunión de urgencia de cancilleres de la organización.

El dirigente noruego explicó que "la única forma de implementar una zona de exclusión aérea en Ucrania" es mediante el envío de aviones de combate de la OTAN, que tendrían que derribar aviones rusos que operan en Ucrania.

"Creemos que si hacemos eso, acabaremos teniendo algo que puede convertirse en una guerra total en Europa, envolviendo a muchos otros países y causando mucho más sufrimiento humano", expresó, citado por la agencia de noticias AFP.

Por esa razón, la alianza militar tomó la "decisión dolorosa" de reforzar las sanciones contra Moscú y el apoyo a Kiev, pero "sin involucrar fuerzas de la OTAN directamente en el conflicto en Ucrania, ni en su territorio ni en su espacio" aéreo.

La OTAN adoptó esta posición a pesar de los pedidos formulados por las autoridades ucranianas para que se implemente una zona de exclusión aérea con el fin de proteger a la población de los ataques de cazas rusos.

En un mensaje en Twitter, el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, pidió a los países occidentales que "no permitan que (Vladimir) Putin convierta a Ucrania en Siria".

"Estamos listos para luchar. Seguiremos luchando pero precisamos aliados que nos ayuden con acciones concretas, decididas y rápidas", agregó.

(Télam)