La tapa de EL DIARIO de hoy

Tras la conquista de Jerson, la primera ciudad relevante tomada por los rusos y de importancia estratégica en el Mar Negro, las fuerzas parecían moverse para aislar a Ucrania del acceso al agua a través de sus puertos clave del sur. Se fijó el establecimiento de un "corredor humanitario".

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que la invasión de Ucrania avanza "según lo planeado", en el octavo día de operaciones marcado por conquistas en el sur del país y el establecimiento de un "corredor humanitario", mientras Occidente alerta que "lo peor está por venir" ante la continuidad de los bombardeos.

Tras la conquista de Jerson, la primera ciudad relevante tomada por los rusos y de importancia estratégica en el Mar Negro, las fuerzas parecían moverse para aislar a Ucrania del acceso al agua a través de sus puertos clave del sur.

En ese marco, fuertes combates continuaron en las márgenes de otra estratégica localidad portuaria, Mariupol, sobre el mar de Azov
, donde gran parte de la población seguía sin luz ni servicios telefónicos. En las casas y comercios empezaban a escasear la comida y el agua, informó la cadena BBC.

"Destruyeron todos los puentes, destruyeron los trenes para impedir que salgan nuestras mujeres, niños, ancianos. Nos impiden abastecernos", declaró, y dijo que había ataques constantes desde todos los frentes.

Varias explosiones se oyeron también en Kiev, con informaciones encontradas sobre la enorme columna de artillería que desde hace días se dirige hacia la capital.

Un funcionario de defensa de EEUU sugirió que el convoy parecía haberse "estancado", pero también se especuló que podrían estar reagrupándose y esperando suministros logísticos antes de un asalto a la urbe.

Además de Jerson, las tropas rusas se hicieron ya con otro puerto importante del país, Berdiansk.

Otro punto caliente del conflicto es Jarkov, la segunda ciudad más poblada del país con 1,4 millones de habitantes, escenario de fuertes bombardeos y de combates tras el aterrizaje de tropas aerotransportadas rusas.

Autoridades locales también denunciaron ataques aéreos en la cercana ciudad de Izium que mataron a ocho personas, incluidos dos niños y, en el norte de Ucrania, los servicios de emergencia de la ciudad de Chernigov informaron de la muerte de al menos 33 personas en un bombardeo contra áreas residenciales, incluyendo colegios.

"La operación militar especial avanza conforme al calendario previsto, según lo planeado", dijo Putin al abrir una reunión del Consejo ruso de Seguridad, agregando que sus tropas combaten contra "los neonazis" y que "rusos y ucranianos son un solo pueblo".

En una conversación previa con su par francés, Emmanuel Macron, Putin prometió continuar "sin concesiones" su ofensiva.

Tras esa conversación, Macron llegó a la conclusión de que "lo peor está por venir" en el conflicto, informó la Presidencia francesa.

Ante este panorama, el mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió un mayor apoyo de las potencias occidentales y advirtió que si su país es derrotado, Rusia no vacilará en atacar a los países bálticos y el resto de Europa.

Reclamó en particular que los países occidentales "cierren el cielo" ucraniano a los aviones rusos o le entreguen aviones a Ucrania.

Hasta ahora, los países occidentales entregaron armas a Ucrania, pero centraron su respuesta en una batería de sanciones para aislar a Rusia diplomática, económica, cultural y deportivamente.

A las ya efectivas, se suman las anunciadas por Estados Unidos que tienen en la mira a los oligarcas rusos, objeto de represalias también por parte de la Unión Europea (UE).

Ante esto, el jefe de los servicios de inteligencia rusos acusó a los países occidentales de buscar "destruir" Rusia y de intentar "establecer un bloqueo económico, informativo y humanitario" del país.