La tapa de EL DIARIO de hoy

El despliegue fue ordenado por el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación, Santiago Cafiero. El objetivo es asistir en la crisis de refugiados y dar ayuda a los argentinos en el lugar.

Una misión de Cascos Blancos encabezada por una delegación del voluntariado civil estatal argentino, acompañado por funcionarios consulares, partirá hacia la frontera entre Polonia y Ucrania para brindar asistencia humanitaria necesaria para garantizar la salida de los argentinos, así como de los nacionales de los demás países que conforman la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que procuren abandonar el territorio ucraniano.

El despliegue de la misión fue ordenado por el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación, Santiago Cafiero, en el marco de un trabajo articulado entre las cancillerías de varios países latinoamericanos, para definir los mecanismos de egreso seguro y ordenado para las y los latinoamericanos que intentan salir hacia Polonia, informó esta tarde la Cancillería.

En ese sentido, Cafiero se reunió hoy con el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, en la sede de este organismo en Ginebra, donde ambos dialogaron respecto del trabajo articulado con Cascos Blancos en lo que respecta a la ayuda de aquellas personas que desean egresar de Ucrania.

La presidenta de Cascos Blancos, Sabina Frederic, activó la conformación de un Consulado Móvil compuesto por personal consular, y por voluntarias y voluntarios especializados para asistir a los latinoamericanos que lleguen desde Ucrania a la frontera de Polonia.

El objetivo es facilitar la tramitación documental, brindar contención psicológica y facilitar los medios logísticos para su desplazamiento al destino donde se dirijan.

La activación para el despliegue de Cascos Blancos se inició el jueves pasado, cuando Frederic y las demás autoridades del organismo iniciaron el trabajo remoto junto con la embajadora argentina en Ucrania, Elena Mikusinski; la embajadora en Polonia, Ana María Ramírez; y la representación diplomática en Rumania para asistir a la población argentina.

Desde el inicio del conflicto bélico, Cascos Blancos estableció los canales de contacto y asistencia permanente con las representaciones argentinas en el este europeo de modo de brindar la ayuda para la inmediata evacuación de quienes lograron ser contactados por las autoridades diplomáticas en Ucrania.

Desde entonces, la Cancillería argentina, a través de sus sedes diplomáticas en la región en conflicto, impulsa un trabajo conjunto a partir de la activación del mecanismo de cooperación consular con las embajadas latinoamericanas en Ucrania (donde solo hay representación de Brasil, México y Cuba), y países limítrofes hacia donde se dirigen las personas desplazadas, trabajo que es un reflejo de la articulación que se está dando entre las cancillerías latinoamericanas a nivel consular.