La tapa de EL DIARIO de hoy

Cinco matrimonios argentinos, incluyendo a varios menores recién nacidos, lograron escapar de Ucrania, país que se encuentra bajo extremo peligro por el enfrentamiento con el ejército ruso, y ya se encuentran a salvo en Polonia, escala previa a su regreso a nuestro país.

Según informó Cancillería en un comunicado, el operativo duró cerca de 23 horas y fue coordinado por las representaciones diplomáticas de las embajadas argentinas en Ucrania y Polonia, con la colaboración de autoridades migratorias locales.

La embajadora argentina en Ucrania, Elena Mikusinski, fue una actriz clave en esta historia ya que dispuso la residencia oficial, a dónde había trasladado las oficinas administrativas de la embajada cuando empezaron a escucharse las primeras explosiones en Kiev, para que pudieran refugiarse los cinco matrimonios que habían viajado a Ucrania un mes atrás para el nacimiento de sus hijos a través del método de subrogación de vientre.

A tres de los matrimonios ya les habían entregado a los bebés, por lo que permanecieron en el refugio de la residencia oficial de la embajadora, mientras que los otros dos aún esperan el nacimiento.

Tanto la embajadora como sus huéspedes se refugiaron en el sótano de la residencia ubicada en una zona de mayor seguridad en comparación a dónde se encuentran las oficinas de la embajada en Kiev. .

La embajadora en Polonia, Ana María Ramírez, también fue fundamental en el monitoreo del periplo que concluyó con la llegada de los ciudadanos argentinos a ese país, "lo que permitió que las cinco familias con sus bebés pudieran evitar gran parte de las largas esperas suscitadas por el desplazamiento masivo de personas hacia las fronteras, facilitando el traslado hacia territorio polaco".

"La salida pudo concretarse gracias a que la embajadora argentina en Polonia, con vehículos oficiales, se dirigió a la frontera con Ucrania, cruzó del lado ucraniano, cambiando de vehículo a las familias, acompañándolos en todos los trámites migratorios con las autoridades ucranianas para la salida, y polacas para el ingreso", detalló el comunicado.

Las familias habían llegado a Kiev el último mes para recibir a los recién nacidos pero ante el estallido dela guerra quedaron varados a raíz del cierre del espacio aéreo ucraniano.

"La Cancillería quiere reiterar a los connacionales que se encuentren en territorio ucraniano que es fundamental saber en dónde se encuentran para poder asistirlos de la mejor manera, por lo cual se les solicita puedan mantener abierto un canal de comunicación tanto con la Embajada, a través de los canales habituales, como con la casilla habilitada por la Cancillería a tal efecto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.", concluyó el mensaje del ministerio conducido por Santiago Cafiero.

(NA)