El tenista británico negocia con los organizadores para poder arribar más tarde al primer Grand Slam de la temporada.

El tenista británico Andy Murray, ex número 1 y actual 123° del ránking mundial, dio positivo en coronavirus y negocia con los organizadores del Abierto de Australia poder arribar más tarde al primer Grand Slam de la temporada.

Según medios británicos, Murray -que había sido invitado al cuadro principal por la organización- se encuentra en su domicilio y en buen estado de salud, aunque dio positivo en el testeo previo al viaje en vuelo chárter a Australia.

Murray y su equipo de trabajo negocian con el director de la competencia, Craig Tiley, para intentar encontrar una solución de arribo tardío al país oceánico.

Es que el Abierto de Australia comenzará el próximo 8 de febrero, pero por medidas del Gobierno local, todos los ingresantes del exterior deben cumplir 14 días de aislamiento obligatorio.

En ese lapso, se les permite abandonar sus dormitorios en los hoteles oficiales para poder entrenar durante cinco horas al día.

En su momento, la organización del torneo había estipulado que un resultado positivo por COVID-19 antes de volar a ese país implicaría que no se permitiría viajar al tenista afectado.

En el caso de Murray, fue cinco veces finalista en el Australia Open (2010, 2011, 2013, 2015 y 2016), pero nunca pudo alzar el trofeo.

A los 33 años, y en el puesto 123 del ranking ATP tras una cirugía de cadera a principios de 2019, Murray sólo ganó tres partidos en 2020: dos en el Masters 1000 de Cincinnati durante agosto y uno en el US Open.

(NA)