Se jugaba Goias y San Pablo pero se canceló porque aparecieron diez reportes de COVID-19.

El encuentro en el que Goias recibía a San Pablo, rival de River en la Copa Libertadores, en el arranque del Brasileirao, fue suspendido cuando los jugadores se encontraban en el campo de juego debido a que se registraron diez casos positivos por coronavirus en el elenco local.

La Confederación Brasileña de Fútbol postergó el encuentro a dos minutos del arranque, dado que las autoridades intentaron que el duelo se lleve a cabo pese a que ocho de los once titulares de Goaias estarían entre los contagiados, por lo que el conjunto brasileño decidió no salir del vestuario antes del anuncio de la suspensión.

"El respaldo es muy simple, diez de los 23 jugadores dieron positivo. Lamentablemente fuimos comunicados de estos resultados positivos apenas hoy, todos los jugadores que dieron positivo estaban concentrados. Ante este hecho, preferimos actuar con coherencia, pidiendo para que el partido fuera aplazado", manifestó el presidente de la institución, Marcelo Almeida.

Por su parte, San Pablo expresó mediante sus redes sociales: "El Sao Paulo manifiesta su apoyo e informa que está de acuerdo con la decisión de suspensión del partido de este domingo, en Goiania. No hay nada más importante, en este momento, que preservar la salud y reflejar a la sociedad la importancia de los cuidados", dijo.

Pese a la cancelación del cotejo, el torneo brasileño continuó este domingo con el triunfo del Atlético Mineiro de Jorge Sampaoli por 1-0 en su visita al Flamengo, y con el empate 1-1 entre Santos y Bragantino.