Santa Rosa Rugby tuvo que suspender sus actividades hasta nuevo aviso.

Como todos los clubes que habían recibido el ok para regresar a sus actividades, respetando los protocolos sanitarios aprobados por el gobierno provincial, Santa Rosa Rugby volvió a fojas cero a partir del brote de COVID-19. Como era antes, cuando no había brotes pero sí un análisis de la situación para no dar pasos en falso.

Si bien las prácticas tanto en rugby como en hockey eran con el fin de empezar a tener una buena forma física sin competencias oficiales a la vista, todo el club estaba en movimiento desde el pasado 23 de junio después de la aprobación de la URS, la UAR y el Ministerio de Salud de la provincia de La Pampa.

“Nosotros veníamos haciendo un entrenamiento para infantiles muy parecidos a las escuelitas deportivas. En juveniles hacíamos físico y alguna destreza individual; el plantel superior hacía físico y destrezas individuales, lo mismo para el hockey en todas sus categorías” le dijo a el Araucanito Juan Cruz Cabral, dirigente de la Margarita, entrenador y una pieza muy importante del staff del plantel superior.
Los ingresos al club estaban discriminados de acuerdo a las disciplinas y para cada disciplina, y los horarios tuvieron que readecuarse bajo este nuevo sistema de entrenamiento en Fase 1.

En rugby en la primera etapa había ejercicios físicos y luego trabajos con pelota aunque sin contacto físico. La categoría principal, con medio centenar de jugadores, estuvo repartido en dos grupos.
“La municipalidad de Santa Rosa vino en un par de oportunidades al club a ver cómo estábamos trabajando y quedaron súper conformes por cómo estábamos organizados. Pero ahora debemos acatar lo que nos dicen y hacerlo al pie de la letra”, aportó.

Invitación a
Los Pumas

Santa Rosa Rugby llegó a ofrecerse como sede para los entrenamientos del seleccionado argentino que tendrá como compromiso más importante el Rugby Championship de noviembre. 
“Lo de la invitación a Los Pumas es real. En ese momento creíamos que estaban dadas las condiciones y por eso nos ofrecimos” relató Juan Cruz. 
El club ofreció las instalaciones por los canales correspondientes garantizando una burbuja sanitaria en plena Fase 1. Primero a través de la Unión a la que pertenece (UR Sur) y de ahí a la más alta esfera: la Unión Argentina de Rugby. “Tenemos contactos cercanos y sabemos que la posibilidad de Santa Rosa se evaluó a pesar de que desde la provincia siempre fueron muy claros en que era una posibilidad difícil” relató. “De todos modos a nivel nacional nos agradecieron de que hayamos aparecido como una opción, al igual que otras propuestas de otros puntos del país que se ofrecieron” finalizó.