Sergio Guerra dio su visión sobre modelos de juego y reconoció su admiración al actual DT del City.

El ex entrenador de All Boys de Santa Rosa y Pampero de Guatraché, Sergio Guerra, brindó una charla sobre los modelos de juego de estrategia y además repasó su experiencia como entrenador tanto del equipo capitalino como el del sur pampeano. "Si me preguntás me gustaría jugar como el Barcelona de Guardiola", admitió.

La conferencia que se desarrolló vía Zoom, fue organizada por la Agrupación de Técnicos Pampeanos (ATP) encabezada por Gustavo Caminos y Edgardo Leguizamón que viene realizando un trabajo de capacitación importante para los entrenadores de la región.

En la charla que brindó Guerra hubo cerca de treinta Directores Técnicos y futbolistas de distintos puntos de La Pampa como el caso de Miguel Beck, Darío Portis, Horacio Kunz, Mariano Ferrero, Omar Santorelli, Ariel Rojas, Nazir Leones, Lucas Vassallo, Cristian Santa María, entre otros, además de los coordinadores Edgardo Leguizamón y Gustavo Caminos.

"Se escucha hablar mucho sobre la táctica a periodistas, entrenadores y jugadores, y, para mí, la táctica no es tan importante. Simplemente significa cómo voy a poner en orden a los jugadores. Un equipo no juega por la táctica sino por la estrategia y su modelo de juego. La estrategia de juego comienza cuando uno se hace cargo del equipo y tiene toda la preparación por delante", esa es la mirada que tiene Guerra del fútbol.

"Yo en lo particular no le doy importancia a la táctica, sí es importante pero a nivel global, pero lo primero que hay que analizar es el modelo de juego y la estrategia a utilizar", subrayó.

Por otra parte confesó que no está de acuerdo con una práctica muy común en el fútbol pampeano que tiene que ver con hacer una práctica de 11 contra 11 los días jueves antes del partido. "Traté de erradicarla pero me costó mucho", explicó.

En su exposición, Guerra desarrolló los sistemas de juego defensivo y ofensivo y las distintas variantes. Además describió la táctica en nueve sistemas diferentes. Luego hubo espacio para las preguntas dónde se generó un interesante trío de voces de Directores Técnicos relacionados con All Boys: dos ex, Guerra y Omar Santorelli y otro que asumirá luego de la pandemia, Mariano Ferrero. "Hay que hacer una reestructura en el club", concluyeron todos.

En Pampero

El entrenador repasó los distintos proyectos que integró y describió en detalle la experiencia en Pampero de Guatraché dónde más que "entrenador" fue "seleccionador" como él mismo explicó. En ese sentido hizo un repaso de cómo fue su paso por un equipo dónde no podía trabajar con todo el plantel durante toda la semana.

Resaltó que en un primer momento se respaldó con jugadores a los que ya conocía para poder desarrollar su idea de juego rápidamente. "Me gustan los delanteros con movilidad para que puedan romper de adentro hacia afuera o puedan salir, en ese sentido tuve la posibilidad de elegir a Jordan Cornara que podía salir y tirar un centro. Él debía adaptarse a mí juego porque nosotros necesitábamos resultados rápidos y esa fue la conclusión que saqué a la hora de armar el plantel", explicó.

Además contó que en su paso por Pampero de Guatraché decidieron agrandar el perímetro de la cancha para poder explotar mejor las habilidades del equipo.

Como Guardiola

En su estadía en All Boys, dónde asumió en abril de 2015, Guerra dirigió 89 partidos oficiales con 45 victorias, 25 empates y 19 derrotas. En total logró el 59,9 por ciento de los puntos en juego. En ese corto paso que duró dos años, fue dos veces campeón de Liga (2015 y 2016, el segundo junto a Luchy González), fue semifinalista del Torneo Federal C y logró mantener la categoría en la primera incursión de All Boys en el Torneo Federal B.

Respecto de los sistemas tácticos, contó una experiencia que tuvo en el equipo de la capital dónde tuvo que modificar la idea a poco del inicio del campeonato. "En un momento quise implementar un 4-3-3 con All Boys previo a un Federal, vimos que el equipo no se adaptaba y 15 días antes del comienzo volvimos al 4-4-2 porque el equipo no se adaptaba", contó.

"Si me preguntás me gustaría jugar como el Barcelona de Guardiola... ese es mi estilo pero yo me tengo que adaptar a lo que tengo, a la idiosincrasia del club, al tipo de torneo que vamos a disputar, si es un campeonato largo se puede llevar adelante que se va a trabajar en la pretemporada.  A mí me gusta presionar a la zona y al hombre, después si el rival es superior, como nos pasó en el Federal B dónde enfrentamos a Sansinena que tenía una jerarquía impresionante, cuando jugamos de visitante hicimos una presión más replegada", relató Guerra.

Los cinco cambios

Para Sergio Guerra, la implementación de los cinco cambios que llegó al fútbol a raíz de la pandemia del coronavirus será muy interesante. "La regla de los cinco cambios me parece fantástica, le va a hacer bien al jugador, le va a servir para darse cuenta de que cada vez hay más jugadores que cambian un partido. Podés cambiar el 50 por ciento del equipo. Va a ser más estratégico, más táctico el fútbol. Uno antes tal vez no hacía un cambio en el entretiempo pensando en el jugador, en que no se me deprima, ahora los cambios en el entretiempo van a ser moneda corriente.  Puede suceder que el entrenador rival te haga tres cambios, te cambió totalmente la forma de jugar y vos necesitás cinco minutos para saber cómo se paró el rival y él te ganó 5 minutos de juego", contó.

Opiniones sobre All Boys

Edgardo Leguizamón aprovechó la ocasión para triangular una charla entre Sergio Guerra con Omar Santorelli y el futuro entrenador de All Boys, Mariano Ferrero. Entre todos coincidieron que el equipo con más títulos de la Liga es muy grande, que tiene todo para mejorar pero que debe reestructurarse.

"Omar agarró una etapa que venía bien, luego vino otro entrenador y empezó a decaer, se desarmó mucho el plantel, era un equipo muy corto para mí. Yo no fui mucho a la cancha porque sino piensan que yo voy porque quiero dirigir.  Mariano se va a encontrar con un club que se tiene que reestructurar, tiene algunos muy buenos jugadores, tiene bastante para crecer, mejor condiciones para trabajar hay pocos clubes que las tengan en La Pampa", expresó Guerra.

"Yo lo dirigí siete partidos, estábamos prácticamente en el descenso, venía muy vapuleado. Estaba mal anímicamente. Sacamos un par de resultados muy buenos y nos salvamos del descenso. El club necesita recambio de gente. El amiguismo no tiene que existir y en All Boys hay mucho amiguismo. Fidel (Breton) fue uno de los mejores dirigentes que vi. Hubo buena predisposición hasta que se salió campeón y después empezó a chocar el amiguismo", opinó Santorelli.