Los ex F1 ganaron en el inicio del Stock Car brasilero. El argentino Matías Rossi completó las dos finales.

Matías Rossi debutó ayer en el Stock Car brasileño y no contó con la dosis de fortuna necesaria para terminar en los puestos de adelante. En las dos carreras disputadas el autódromo internacional de Goiania, el piloto bonaerense terminó undécimo y decimocuarto, respectivamente.

La suerte, principalmente, lo dejó a pie en la primera final. El Granadero estuvo muy cerca de obtener el derecho a largar desde la ubicación de privilegio en la segunda competencia, situación que hubiese modificado radicalmente su estreno en la categoría a la que arribó de la mano del Toyota Gazoo Racing Argentina.

La inversión de grilla que propone el Stock Car para esa última prueba pudo dejar a Rossi con posibilidades concretas de meterse en la pelea importante.

Pero el piloto de Del Viso perdió la décima posición en el último giro de competencia (invertían los diez primeros) y Vittor Genz, con un push to pass tan certero como oportuno, le quitó la chance de encabezar el pelotón en la segunda carrera.

Por si fuera poco, el ex campeón de Turismo Carretera, Súper TC2000 y Turismo Nacional, y actual monarca de Top Race, se retrasó en los metros iniciales de esa última prueba y perdió varios lugares.

Con el Toyota Corolla del Full Time Sports, Rossi consiguió llegar en la decimocuarta posición y, al menos, terminar ambas competencias en pista.

Los triunfos quedaron reservados para ex pilotos de Fórmula 1: Ricardo Zonta ganó la primera carrera con un Corolla del RCM Motorsport y luego abandonó en la segunda, que quedó en manos de Rubens Barrichello, compañero de equipo de Rossi, conductor de otro Corolla y quien competirá en Súper TC 2000 cuando regrese la actividad en nuestro país.