El joven futbolista Cristian Vega hizo una publicación en twitter que llegó a más de 40 mil personas.

El 17 de julio publicó: “No tengo vergüenza de decir que salgo a las 6 de la mañana a vender rosquitas y tortas, porque la plata no alcanza, no me da vergüenza ir casa por casa ofreciendo algo para compartir con el mate, vamos a salir adelante, te juro vieja que con el fútbol te voy a dar algo también”.

Cristian Vega tiene 20 años. Es de Santa Rosa y todos los años, como aquellos que juegan al fútbol en los campeonatos de la Liga Cultural, sueña con pisar suelos más parejos, que los inviernos no dejen marcas en las piernas de los raspones por tirarse al piso y sentir que en lugar de pasto hay lija. O algo parecido.

tuitweb

El chico cuya cuenta de twitter es @Vegacristian8 es un apasionado de este deporte y juega en Deportivo Penales. Es un asiduo tuitero y su mensaje en menos de 280 caracteres se viralizó y tuvo una gran repercusión. Se vio en La Pampa, su provincia, en el país, y el mundo. Es que el mensaje, conmovedor, alcanzó más de 2 mil retuits y más de 42 mil me gusta. Eso, en una de las redes sociales más populares, es muchísimo.

Por eso captó la atención de muchos. “Soy un pibe humilde, no tengo ni muy poco ni tampoco tengo mucho. Gracias a Dios y a mis viejos no me falta la comida. Me la rebusco día a día con mi familia, haciendo rosquitas y tortas fritas. Todavía queda gente buena y gente bien que te ayuda a salir adelante”, le contó a soloascenso.com.ar.

Cristian es mediocampista y en el sitio señaló que es de aquellos jugadores que colabora con el lateral. Y agradece al Carcelero que le “abrió las puertas en 2019” para jugar el campeonato. “Por la pandemia no pude seguir jugando. Entreno acá en casa y hasta hace poquito lo hacíamos por Zoom con mis compañeros. Le agradezco al club porque me dio una mano y es  como mi segunda familia”, indicó.

En relación al impacto que generó su tuit, dijo que nunca imaginó que tendría tanta repercusión. “Nunca me imaginé que el tuit iba a tener tantos me gusta y tantos reetwets porque tenía pocos seguidores. Tampoco fue mi intención generar tanto escándalo. Me llegaron mensajes de gente extraordinaria, diciéndome ‘dale loco, fuerza que vas a salir adelante’. Me llenaron el alma esos mensajes. Hubo algunas que me dijeron ‘sos re fantasma, te gusta cartelear’. Lo publiqué porque sentí eso en ese momento. Estoy sorprendido por la repercusión que tomó”, dijo.

Después de confesar que su mamá Adriana es el pilar de la familia, relató que pasa la mayor parte del tiempo en su casa. Es el hermano mayor de cinco. Sale a correr, entrena y cuando puede, vende las rosquitas. “La mayoría del tiempo estoy en casa. Mi vieja siempre se rompió el lomo laburando y ahora está sin trabajo. Además, vivo con mi padrastro, que es como mi viejo, porque me crió desde los cinco años. Día a día la peleamos. Tenemos el apoyo de la familia de mi vieja y de mi viejo. Mi vieja es la que me da fuerza. Me sale solo ir a buscar la comida y la plata para poder ayudarla. Ella para mí significa todo”, aportó.
También habló de sueños. Y dijo que uno de esos se cumplió al debutar en la primera. “Quiero que la gente vea mi nombre en la camiseta y cómo me mato en el fútbol porque es mi única pasión. Siento que lo hago muy bien y que puedo llegar. No tuve la oportunidad de dar un salto explosivo en alguna provincia. A principio de año me fui a probar a River, estuve muy bien en la prueba, tenía que seguir yendo dos semanas para seguir jugando amistosos. Lamentablemente fuimos con quince mil pesos y no nos alcanzó el dinero. Yo miré a mi viejo, que fue el que me acompaño y le dije ‘ya está’. Quince lucas para nosotros es un montón. Teníamos que hospedarnos, vivir con esa plata y no nos alcanzó. Yo sentía que podía llegar a quedar. Lamentablemente me tuve que volver y seguir jugando en mi club. Ojalá que algún día pueda llegar a jugar en algún club de Buenos Aires”, finalizó con el deseo y la esperanza de que esa oportunidad toque la puerta de su casa.