Juli y Matías, junto a los Soria, presentaron un proyecto para hacer un centro de alto rendimiento. 

Los hermanos Palacios y los hermanos Soria se juntaron a pensar un proyecto en conjunto durante la cuarentena y surgió la idea de construir un espacio de entrenamiento de alto rendimiento para los deportistas piquenses.

De esa unión nació el Gimnasio del proyecto “Sin Límites” que fue presentado días atrás en General Pico con la presencia de los futbolistas de San Lorenzo, Julián y Matías Palacios, junto con los boxeadores Gastón y Nicolás Soria.

El espacio pretende ser una herramienta para aquellas y aquellos deportistas que necesiten un lugar específico para prepararse para competir en otro nivel. Las puertas se abrirán tanto para hombres como para mujeres.

Por el momento, el proyecto tiene dos escenarios. Por un lado, uno de los terrenos del SOEM (Sindicato de Municipales) dónde específicamente se trabajará con el fútbol. Y, por otro, un sector de gimnasio en el salón del barrio San Etelvino, caracterizado con la práctica de boxeo desde hace años.

En el día 1 del proyecto también estuvo presente Luciano Espinoza, presidente de la Sociedad Vecinal del barrio San Etelvino, dónde ya comenzaron a llevarse a cabo los trabajos en el lugar.

“Sin límites es una empresa pampeana, hecha por pampeanos y pensada para los pampeanos, y me siento orgulloso de estar haciendo esto en mi ciudad", expresó Espinoza.

En un primer momento, la intención de los creadores del gimnasio es enfocarse tanto en boxeadores como en futbolistas, sin embargo no descartan abrirlo para otras disciplinas.

“Se está pintando y cambiando el piso del sitio donde haremos el gimnasio. Es un espacio enorme que le va a permitir a los chicos de acá poder entrenarse como corresponde”, contó Eduardo, el papá de los Palacios.

En cuanto al fútbol, el lugar tendrá el "padrinazgo" del equipo dónde juegan los hermanos Matías y Julián. “La idea es generar un espacio de formación y captación para después llevar a los chicos a probarse a Buenos Aires. Ya hablamos con Flavio Roca y la gente del Fútbol Juvenil porque la prioridad la va a tener San Lorenzo”, comentó.

Precisamente los hermanos, en la conferencia de prensa, resaltaron el valor del nuevo espacio. “Nosotros no tuvimos algo así y queremos ayudar a los chicos de La Pampa para que tengan una mejor oportunidad. Además, si viajan a Buenos Aires, no van a estar solos: habrá un seguimiento y los estaremos acompañando”, comentó Julián, el mayor.

Mientras que Matías agregó: “Cuando llegué a Buenos Aires no estaba preparado para ese fútbol, me faltaba técnica, cabezazo y estaba gordo. Con este proyecto queremos ayudar a los chicos y que no la tengan que luchar tanto como yo”.