Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día 20 de mayo de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    CALAMARI - Av. Luro Nº 56 - Te: 4-24382
    DON BOSCO - Coronel Gil Nº 15 - Te: 4-231O1
    FOLLMER – Argentino Valle Nº 672 – Tel. 417617
    VITALFARMA – Ameghino 713 – Tel 4-10500

    GENERAL PICO

    GUTIÉRREZ - Calle 18 N° 642 - Tel: 436353 Whatsapp: 2302-419687
    PLUS FARMA - Calle 9 N° 2515 - Tel: 334570 Whatsapp: 2302-582899
    TALLERES - Calle 12 N° 806 - Tel: 331665

    TOAY

    VIOTTI - Sáenz Peña 1229 - Tel: 38-1950

El ombú vivió más de 84 años. La noche del domingo 22 de noviembre, el emblemático ejemplar fue derribado por el viento.

El domingo 22 de noviembre, a raíz del viento, cayó el emblemático ejemplar de ombú de la calle Oliver. La historia cuenta que el árbol lo plantó Teresa Trener, hija de Juan Trener, el primer placero que tuvo la plaza San Martín de Santa Rosa. Fue el 17 de agosto de 1936 el día en que Teresa Trener colocó el retoño del ombú en el patio delantero de la vivienda de la calle Oliver 748. Lo hizo en presencia de su sobrino, Alberto Vidale; de un maestro que trabajaba en la Colonia Penal; y alumnos y alumnas del Patronato de Menores.
“He aquí el ombú plantado por este mes de agosto. En Oliver está el rastro de los pasos que Teresa hizo hasta el centro del patio y acompañándola pocos, en sencilla ceremonia, acorde a sus mozos años, sacó el retoño del tarro, hincó la pala con fuerza y enterró ese matorro, que no pasaba de un metro”, rememoró una crónica de El Diario de agosto de 1992, que escribió Luisa Pérez de Monti.
“Teresa Trener tenía 17 años, su sobrino Alberto estaba mirándola complacido, él no pasaba de 8, aunque era alto y erguido. A ellos lo acompañaban un maestro y varios niños, a los que Don Juan solía enseñar jardinería y todos eran varones del patronato de enfrente que, en un gesto diligente, quisieron brindar ayuda, pero la joven sabía más de tierra que la hombría de muchos del otro sexo”, describió.
El retoño de ombú lo había traído Teresa Trener desde un campo de la provincia de Buenos Aires. “Es que su hermano Antonio, botánico y jardinero, estaba de capataz, secundando a un estanciero de reconocido nombre. En la estancia bonaerense había muchos ombúes y lo sabía Teresa cuando fue a visitarlo. Deslumbrada por sus hojas de tanto verde, brillosas, de una planta gigantesca cortó un hijo, sin miedo, y tuvo la quijotesca idea de replantarlo, en la tierra de la quinta, que su padre poseía, en Santa Rosa, la cuna de su extensa familia”, detalló.
Hoy la casa donde el árbol estaba es propiedad de la familia Festa desde 1984. Funcionó el estudio de arquitectura de esa familia, y luego casas de comidas y hasta una peña. Ahora, el lugar se transformó en una cochera.
El paso de los años había ahuecado el tronco del ombú y las posibilidades de que se caiga eran evidentes. El ombú vivió más de 84 años. La noche del domingo 22 de noviembre un viento lo derribó.