La Pampa

La Recova: piden jury a dos juezas

Los hermanos Ortiz aseguran que la actuación de las juezas Fabiana Berardi y Ana Lis Palacios habría beneficiado al comerciante Antonio Corredera. Y creen que hubo maniobras que no se ajustaron a lo legal.

Los hermanos Ortiz (Liliana, Carlos y Daniel) presentaron un pedido de jury contra dos juezas por su actuación en el expediente del desalojo del local de la confitería La Recova.

El pedido de jury es contra la jueza Fabiana Berardi - en la actualidad presidenta de la Cámara de Apelaciones en lo Civil - y la jueza sustituta del juzgado civil N.º 4, Ana Lis Palacio.

El pedido contra Palacios es por los supuestos de mal desempeño, incumplimientos de los deberes inherentes al cargo, incompetencia o negligencia en el cargo, abuso de autoridad y prevaricato.

Los Ortiz sostienen que Palacios no le permitió ingresar al local La Recova (que tienen anotado a su nombre en el Registro de la Propiedad Inmueble) en el juicio de desalojo cuando un camión provocó un accidente en el deck de la confitería. Además, que le permitió realizar prueba 3 años y mes después del inicio del juicio sumarísimo de desalojo.

También el pedido de jury se basa en la sentencia de las juezas Laura Torres y Marina Álvarez de la Cámara de Apelaciones, que en uno de los planteos del comerciante Antonio Corredera y de la abogada Rosa Arosteguichar 'habría advertido la inadmisibilidad', pero igualmente elevó el trámite lo que dilató el juicio del desalojo.

Jueza Berardi

El pedido de jury contra la jueza Fabiana Berardi es por los supuestos de mal desempeño; incompetencia o negligencia reiterada; abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario.

 Pusieron como prueba los juicios por el caso Recova, el desalojo, y la pelea judicial ante el Registro de la Propiedad Inmueble.

Los Ortiz señalan que Berardi modificó la carátula por uno de los trámites del local de la calle Yrigoyen que ocuparon los Ortiz y alquilaron a un comerciante senegalés. "Pasó de turbación a despojo", cuando había pasado más de un año del inicio del juicio. Este cambio (de turbación a despojo) benefició a Corredera.

"La doctora Berardi habría afectado la garantía en el proceso", dicen los Ortiz. Además, invocan que demoró el desalojo pidiendo la ratificación de título, lo que llegó un año después por una sentencia del STJ.

Además, como presidenta de la Cámara de Apelaciones recibió la causa del desalojo. "Debió excusarse, pero no lo hice. Y no declaró la inadmisibilidad, lo que dijeron las juezas Álvarez y Torres que debía hacer para no dilatar. Otra vez, benefició a la contraparte y nos perjudicó", dice Liliana Ortiz.

El caso de la disputa de la propiedad de la confitería La Recova comenzó en el año 2000. Fue cuando se produjo una pelea en la sociedad de hecho que tenían los hermano Corredera, "Pepe", Abel y Antonio Corredera. 

Al momento que se dividió la sociedad, "Pepe" se enteró que no era dueño de La Recova aunque cobraba por sus alquileres. Allí se reveló que Antonio Corredera figuraba como propietario e intervino en la compra del local de La Recova en momentos que era el administrador de la sucesión Camarero, los propietarios del inmueble. Antonio Corredera tenía expresa prohibición legal para intervenir en la compra. Esa operación se anuló y el anterior propietario era Ángel Ortiz Cereceda, padre de los Ortiz. El 50% del local Recova fue inscripto en el Registro de la Propiedad Inmueble a nombre de Ortiz Cereceda, y luego pasó a sus herederos.

También te puede interesar...