El planteo lo hicieron los tres diputados nacionales del PJ pampeano. La iniciativa fue presentada en el Congreso de la Nación.

Los diputados nacionales del PJ pampeano, Hernán Pérez Araujo, Melina Delú y Ariel Rauschemberger, presentaron en la Cámara de Diputados de La Nación un proyecto de resolución mediante el cual le solicitan al Poder Ejecutivo Nacional que “tome los recaudos necesarios a los fines de controlar el estado ambiental del predio donde se localiza el Proyecto Minero Potasio Río Colorado, emplazado en la provincia de Mendoza”.

Además, los legisladores piden que “se dé cumplimiento al Estudio de Impacto Ambiental, tal como se encuentra establecido en la Ley N° 25.675 General del Ambiente, y su posterior Evaluación de Impacto Ambiental, con la debida garantía de participación ciudadana”.

El Proyecto Minero Potasio Río Colorado se encuentra en el sur de Mendoza, en el límite con la provincia del Neuquén, en el departamento Malargüe, en el paraje Pata Mora.

Tal como ya informó El Diario, los activos de la mina fueron transferidos al Gobierno de Mendoza por la empresa brasileña Vale, que abandonó en forma definitiva el proyecto de explotación en 2013. El acuerdo quedó sellado con las firmas del gobernador Rodolfo Suarez y de representantes de la minera, luego de un encuentro que se concretó en Buenos Aires.

La preocupación de los legisladores tiene que ver con la posibilidad cierta de que se reactive la mina y la posible filtración de sales contaminantes al Río Colorado.

“El depósito de la mina se encuentra en una capa ubicada a una profundidad promedio de 1000 m, cuyo espesor se estima en unos 150 m y con extenso y homogéneo desarrollo lateral. La mineralización consiste básicamente en halita (cloruro de sodio) y silvita (cloruro de potasio), en proporciones que van entre el 10% y el 60% de mineral de potasio”, explicaron los diputados pampeanos en un comunicado de prensa.

“Este proyecto incluía la operación integral del yacimiento, la elaboración primaria del producto extraído, su traslado y embarque.
Dicho emplazamiento, en cercanías de la cuenca del Río Colorado, integrada por cinco provincias argentinas, Mendoza, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires, pone en riesgo de contaminación los caudales del mismo, el cual vale aclarar, es administrado por el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (CORICO), quien tiene competencia para la aprobación del proyecto y debe ineludiblemente intervenir, ello en consonancia con el acta acuerdo1 de dicho Comité”, agregaron.

Y advirtieron: “consecuentemente, es menester tomar conocimiento, por un lado, sobre el estado ambiental en que se encuentra dicho yacimiento, ya que cualquier contaminación que pudiere localizarse en dicho predio podría generar un perjuicio a las restantes jurisdicciones. Como así también las consecuencias ambientales que ocasionaría su posible desarrollo en las cinco provincias miembros de la cuenca, entre los que, claramente, sobresale la afectación a los 2 expediente N° 815-D-201630095, aprobación del Acta -Compromiso, celebrado entre el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Potasio Río Colorado S.A., Vale Fertilizer International Holding B.V., Vale Fertilizantes S.A. y la Secretaría de Energía de la Nación”.