Los integrantes de la Cooperativa de Cadetes realizaron una protesta frente al Instituto de Seguridad Social, para denunciar que los dejaron afuera de una licitación para realizar servicios de entrega para el organismo.

cadetes

Aseguran que los dejaron afuera por un requisito legal, una maniobra que favoreció a los otros oferentes.
Damián Busto dijo que “hicimos la oferta más económica, pero nos dejaron afuera. No conseguimos una certificación de proveedores del Estado. Pero ¿para qué nos invitan si no nos van a dar esa certificación?”.

Bustos junto a otros 15 cadetes hizo escuchar su queja en el centro santarroseño. Fue ruidosa la protesta: además de acelerar las motos, utilizaron el sistema de explosiones del caño de escape para  hacerse escuchar. 

cadetes2

“El ISS hizo una licitación para distribuir papelería. Nos avisaron 3 días antes. Teníamos que poner el 1% del monto de la licitación. Era por más de un millón así que tuvimos que depositar 10 mil pesos”, explicó.

Además tenían que presentar la certificación de proveedores del Estado. Aunque trabajan para Educación y otros organismos, en Contaduría les dijeron que no le pueden dar la certificación de proveedores porque no está el rubro para las cooperativas de trabajo.

cadetes3

“Igual hicimos el depósito bancario. Nos presentamos a la licitación con una nota en la que advertíamos que nos estaban llevando a la ilegalidad”, dijo Busto.

Además se presentaron dos empresas más de carácter privado. La Cooperativa de Cadetes realizó una oferta de 1.090.000 pesos; otra empresa 1.500.000 pesos y la tercera por 1.143.000 pesos.

“Nos invitaron a una licitación donde ya nos dejaron afuera. Si legalmente no se puede, que nos lo digan. Estamos reclamando que a las cooperativas de trabajo nos den las herramientas a la hora de licitar”, dijo Busto.

“Cuando fui a al apertura de sobres, una auditora me pidió que presentara la resolución donde yo era proveedor del Estado. Me dieron cinco días hábiles, fui a Contaduría General, al tercer piso de Casa de Gobierno y hablo con los contadores, pero me dijeron que el servicio que ofrecíamos, en la nomenclatura, no podía estar inscripto como proveedores del estado”, explicó Busto.

Busto dijo que le explicaron que no podía ser proveedor del Estado, aunque tenían una cuenta declarada para contrataciones directas. “Nosotros ya tenemos un antecedente de trabajo con el Instituto y el Sempre. Hablamos con los compañeros y compañeras, para hacer el depósito del 1% y que el trabajador del estado va a elegir la mejor oferta”, remarcó.

“La licitación privada nos llegó tres días antes, fue todo nuevo, armar los pliegos y no contábamos con ese dinero, pero lo salimos a pedir prestado. Usamos la otra garantía, de ser proveedor del Estado, pero nos dijeron que legalmente en la apertura de sobres, teníamos que presentar esa garantía. Les explicamos que fuimos inducidos a hacer uso de la segunda garantía de ser proveedor del Estado y lo veíamos injusto, porque nuestra oferta sigue siendo la mejor. Le presentamos la nota al secretario general, Raúl Ortiz y él nos dijo que lo iban a enviar a Asesoría Letrada, pero ayer me enteré que nuestra licitación se caía”, contó.

Busto remarcó que la Coopecad representa el trabajo y los ingresos de 28 familias. “Este trabajo de Instituto, cuando lo hicimos, generó para cinco personas un trabajo estable, digno. Y una compañera pudo pagar los estudios de su hija, en Córdoba. Lo que queremos hacer público que las cooperativas de trabajo no estamos en igualdad de condiciones con las empresas privadas. De movida es así, es remar en dulce de leche y esta es una cuestión más, donde el Estado es cómplice de pagar de más”.