El Indec registró una fuerte contracción de la producción fabril, del 26,4 por ciento, con sectores como el automotor que retrocedieron 73,8 por ciento. La construcción bajó 48,6 por ciento.

En mayo de 2020, el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) muestra una baja de 26,4 por ciento respecto a igual mes de 2019.

El acumulado enero-mayo de 2020 presenta una disminución de 16,3 por ciento respecto a igual período de 2019. Los rubros con caídas más pronunciadas fueron "vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes" con una merma de 73,8 por ciento y "prendas de vestir, cuero y calzado”, con una disminución de 67,9 por ciento.

Por su parte, el índicador sintético de la activad de la construcción (ISAC) cayó 48,6 por ciento respecto a mayo de 2019. El acumulado de los cinco primeros meses de 2020 del índice presenta una disminución de 42,2 por ciento respecto a igual período de 2019.

Industria

La producción industrial sufrió en mayo una brusca caída del 26,4% con relación a igual período de 2019, por impacto de la cuarentena aplicada para frenar la pandemia de coronavirus, y seis de cada diez empresarios creen que la situación seguirá mal entre junio y agosto, informó hoy el INDEC.

El sector automotriz fue el más golpeado, con una caída del 73,8%, seguido por motos, 72,6%, y producción de prendas de vestir y calzado, 67,9%.
En este escenario tan complejo, el 61,6% de las empresas consultadas por el INDEC estimó que la actividad seguirá en caída entre junio y agosto próximo.
El Índice de Producción Industrial (IPI) soportó en los primeros cinco meses un retroceso del 16,3% con relación al mismo período de 2019.

No obstante, en mayo el índice arrojó una variación positiva de 9% respecto de abril, en parte por la flexibilización del aislamiento social, en especial en el interior del país.

La industria había logrado una variación positiva interanual de 1,5% en diciembre último, después de casi dos años de continua recesión, pero a partir de ahí volvió a los indicadores negativos, hasta sufrir en abril último un récord histórico de una caída del 33,4%.

El rubro de Alimentos y Bebidas registró en el quinto mes del año solo una caída del 5,4% en comparación con mayo del año pasado, ya que continuó en actividad al ser considerado ‘esencial‘.

Pero producción de insumos para la industria de la construcción se derrumbó 52,5%, la elaboración de aparatos e instrumentos de medición se contrajo 51,6% y máquinas y equipos bajó un 34,3%, en la comparación interanual.

La confección de prendas de vestir, cuero y calzado se contrajo 67,9%, la producción de acero y aluminio un 54,8%, la refinación de petroleo descendió un 28,5% y la de productos de caucho y plásticos un 27,8%.

Por debajo del nivel general cayeron la producción de muebles y colchones un 22,5%, la de tabaco un 17,3%, sustancias químicas un 10,9% y la elaboración de madera y papel un 9,7%, en comparación con mayo del 2019.

Apenas el 11,7% de los empresarios consultados estimó que la producción aumentará entre junio y agosto, y el 26,7% restante estimó que el nivel de la actividad no sufrirá cambios en ese período.

Construcción

La actividad de la construcción cayó 48,6% en mayo respecto de igual mes del 2019 en medio de las medidas de aislamiento social para intentar atenuar los contagios de coronavirus, informó hoy el INDEC.

En febrero último, antes de ser afectado por la pandemia, había en el sector 355.714 puestos de trabajo registrados, que descendieron a 299.755 en abril, por lo que se perdieron 56 mil empleos en dos meses.

En el acumulado entre enero y mayo, la construcción se derrumbó 42,2% interanual.

La caída registrada en mayo en la medición interanual fue inferior al 76,2% de baja de abril y parecida al 47,1% de marzo, de acuerdo con el INDEC.

El índice de la serie desestacionalizada muestra en mayo una variación positiva de 99,9% respecto del mes anterior, un período en el que por la pandemia casi no hubo actividad.

“En mayo el índice de la serie desestacionalizada recuperó parte de la retracción acumulada en el período marzo-abril”, explicó el organismo.

Agregó que “este índice se ubicaba en abril en un nivel 67% inferior al de febrero -antes del comienzo de la emergencia sanitaria-, y en mayo recuperó aproximadamente la mitad de dicha caída, por lo que se ubicó en un nivel 34% inferior al de febrero‘.

La industria de la construcción es uno de los sectores que desde marzo último, a comienzos de la crisis del coronavirus, tiene restringida la actividad para grandes edificaciones y solamente se ejecutan algunas obras obras públicas y refacciones menores.

El informe registra que entre marzo y abril se perdieron casi 56 mil puestos de trabajo registrados y en abril último el número de empleos cayó 31%.

Según la encuesta cualitativa industrial, el 63,1% de las empresas dedicadas a la actividad privada y el 54,5% que se desempeñan en obras públicas, estimaron que el nivel de actividad seguirá descendiendo entre junio y agosto próximos.

La comercialización de los insumos para la construcción en mayo, en comparación con igual mes del año anterior, registró bajas de 86,5% en hormigón elaborado, 73,5% en mosaicos, 70,6% en yeso y 69,6% en grifería, tubos de acero y vidrio.

En la misma comparación también disminuyó el consumo en un 61,1%, en asfalto, 39% en ladrillos, 33,7% en hierro redondo y aceros, 32,8% en cemento, 28,5% en cerámicos, 27,3% en pinturas, 15,8% en artículos sanitarios, 9,8% en placas de yeso y 4,2% en cales.

En mayo respecto de abril, el consumo presenta subas mayores al 100% en ladrillos huecos, artículos sanitarios de cerámica, pisos y revestimientos cerámicos, y mosaicos graníticos y calcáreos, y subas de más del 50% en placas de yeso, yeso, asfalto, hierro redondo y aceros, pinturas y cemento.