Miles de argentinos y argentinas aguardaron en las calles y en la autopista el paso del féretro desde Casa Rosada al cementerio de Bella Vista. Allí, luego, hubo una ceremonia íntima entre familiares y los amigos más cercanos.

sepelio2

sepelio3

Diego Armando Maradona fue velado desde las 6.17 horas de este jueves en la Casa Rosada, que abrió sus puertas al público general, luego de una despedida de su círculo más íntimo que se extendió durante toda la madrugada, con la presencia de su exesposa Claudia Villafañe con sus hijas Dalma y Giannina, entre otros, mientras una multitud aguardaba en la Plaza de Mayo.

diego 4

Los restos del astro, que falleció ayer, a menos de un mes de haber cumplido 60 años, llegaron a la 1:08 de esta madrugada a la Casa Rosada, donde aguardaban Claudia Villafañe con Dalma y Giannina para darle la despedida íntima tras la muerte repentina ocurrida el mediodía del miércoles 25 en una casa de la localidad bonaerense de Tigre.

El cuerpo salió 0.46 de la casa velatoria Tres Arroyos, en el barrio porteño de La Paternal, lugar al que había arribado desde la morgue judicial de San Fernando.

diego velorio 2

El ingreso del público comenzó a realizarse por Avenida de Mayo y 9 de Julio, entrando a la Casa Rosada por Balcarce 50 y en el inicio se produjeron algunos incidentes entre los fanáticos de Maradona y efectivos policiales, que incluyeron corridas y agresiones con piedras.

diego despedida 10

Maradona, de 60 años cumplidos el 30 de octubre pasado, falleció este miércoles en horas del mediodía por una descompensación cardíaca que sufrió en una casa del barrio San Andrés, de la localidad bonaerense de Tigre.

diego despedida 9 a

En ese lugar, el astro permanecía con asistencia médica desde el pasado miércoles 11, después de someterse a una operación por un hematoma subdural en su cabeza, el martes 3 del corriente mes, en la Clínica Olivos. La autopsia determinó que la causa de su muerte fue un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada".

diego despedida 11

Pese a que fuentes oficiales anunciaron una extensión del velatorio hasta las 19, el coche fúnebre llegó a las 17:00 horas a la Casa Rosada para trasladar el féretro de Diego Armando Maradona hasta el cementerio privado Jardín de Bella Vista, ubicado en esa localidad del partido bonaerense de San Miguel.

El camino se inició a las 17:45 horas y llegó pasadas las 19:00 horas, acompañado por una multitud en las calles y a lo largo de toda la autopista. Luego, en el lugar, hubo una ceremonia íntima entre los familiares y los amigos más cercanos.

Esa despedida estuvo encabezada por unas 30 personas, la mayoría familiares del ex futbolista. Entre ellos estaban sus tres hijas Dalma, Gianina y Jana; su ex esposa, Claudia Villafañe, y su expareja Verónica Ojeda. También Andrés Caldarelli, marido de Dalma.

Una de las presencias más sorpresivas fue la de Guillermo Coppola, que fue una de las personas que cargó el cajón con los restos del Diez.

También llamó la atención ver en una ceremonia tan íntima al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien comparte amistades con Ojeda.

Además de los hijos y ex parejas de Maradona, estuvieron sus hermanos Raúl "Lalo" y Rita "Kitty" Maradona; y los sobrinos Walter "El Chino" Machuca y Daniel López Maradona.

En el cementerio Jardín están también los restos de los padres de Diego, Dalma Franco (Doña Tota, fallecida en 2011) y don Diego (en 2015).

Horas antes, el velatorio de Diego no terminó de la mejor manera: hubo desborde, enfrentamientos y detenidos. La idea de la familia de que la despedida en la Casa Rosada fuera un acto rápido y sencillo terminó de la peor manera.

Hubo dos momentos críticos en dos lugares diferentes. Apenas pasadas las 14, la policía decidió poner un vallado en Avenida de Mayo y la 9 de Julio para cortar la cola que a esa hora llegaba hasta Cochabamba.

Hubo enfrentamientos entre los fanáticos y las fuerzas policiales que dispersaron con balas de goma cuando la gente intentó evitar que la gente se abalanzara sobre el nuevo vallado.

Eso provocó un efecto dominó: la gente comenzó a agolparse y todo se desbordó en el ingreso a la Casa de Gobierno. Todo el orden que reinó desde las 6 de la mañana se trasformó en un caos.