El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Dirigentes, entidades de prensa y organizaciones rechazaron métodos violentos. 

Un ataque con bombas molotov a la sede del diario Clarín cosechó el repudio de todo el arco político. Funcionarios, legisladores, dirigentes políticos del oficialismo y de la oposición, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y el presidente Alberto Fernández condenaron el hecho. “Quiero expresar nuestro repudio al episodio ocurrido frente a la sede del diario Clarín. La violencia siempre altera la convivencia democrática. Esperamos que los hechos se esclarezcan y los autores sean identificados a partir de la investigación que está en curso”, expresó el Presidente.

El multimedios denunció que sufrió un ataque con molotov a las 23 horas del lunes. El episodio quedó grabado en las cámaras de seguridad y está siendo investigado por la Justicia. Allí se ve a un grupo de encapuchados que llega en dos motos hasta la calle Piedras al 1700, en el barrio porteño de Barracas, y desde la vereda de enfrente arrojan bombas incendiarias contra la fachada del edificio del diario Clarín, lo que desató un incipiente principio de incendio que no provocó heridos ni daños materiales.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, se sumó al repudio a través de sus redes sociales en la que reprodujo un hilo de tuits que difundió La Cámpora contra el ataque. “La convivencia democrática, que se ve severamente afectada por la promoción de los discursos de odio, debe ser cuidada por todos los argentinos y argentinas”, dice el texto que encabeza el hilo y agrega: “Por ello, repudiamos y condenamos firmemente el ataque perpetrado por encapuchados contra la sede del Grupo Clarín”.

“Repudio el ataque contra la sede del Diario Clarín y me solidarizo con todos sus trabajadores. Esto es una muestra de intolerancia y de violencia. Pido a la Justicia que investigue para identificar a los responsables. Y reafirmo mi convicción de defensa a la libertad de prensa”, sumó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El expresidente Mauricio Macri dijo que se trataba de “un gravísimo intento de amedrentar al medio y a toda la prensa. Un hecho inaceptable que recuerda las prácticas violentas del pasado”. En ese sentido, reclamó “que el Gobierno y la Justicia aclaren lo sucedido y detengan a los responsables”.

El Jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur, también manifestó su “máximo repudio y condena al acto de intolerancia e intimidación perpetrado contra las instalaciones del grupo periodístico Clarín” y consideró que “la Justicia debe actuar con la máxima celeridad para identificar y castigar a los responsables” del ataque. La diputada Gisela Marziotta también repudió el episodio de violencia ocurrido en Barracas.

“Repudiamos la violencia que altera la convivencia democrática y esperamos que los autores sean identificados prontamente”, dijo la portavoz presidencial Gabriela Cerruti. “Confío que se identifiquen los autores y se los sancione”, agregó el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. “Ataques como éstos no tienen lugar en nuestra sociedad. Mi total acompañamiento a la investigación, para identificar, detener y castigar a los responsables”, sumó el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Diversos legisladores y dirigentes de Juntos por el Cambio también expresaron su condena. Algunos de ellos reaccionaron de una manera más beligerante contra el Gobierno. “Presidente: ¡hágase cargo de la situación que estamos viviendo!”, reclamó la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y acusó al gobierno nacional de “seguir de brazos cruzados ante la violencia constante”. El diputado Waldo Wollf lo calificó de “atentado terrorista” y aseguró que “ocurre en medio de permanentes hostigamientos desde el oficialismo hacia la prensa que lo cuestiona”. El radical Mario Negri, siguió el mismo camino: “El Gobierno debe pacificar a la sociedad y brindar seguridad a los ciudadanos y empresas. Es imposible olvidarse que integrantes del oficialismo vienen azuzando esta cruzada anti-medios. Mi solidaridad con Clarín”.

También hubo pronunciamientos desde el Frente de Izquierda. “Repudiamos el ataque contra el edificio del diario Clarín y exigimos el esclarecimiento de los hechos”, tuitiaron los diputados electos Nicolás del Caño y Myriam Bregman.

El editor general de Clarín, Ricardo Roa, dijo en un reportaje radial que no se generaron daños importantes pero sí preocupación. “No hubo panfletos, no sabemos quiénes son. Tiene el aroma a esos grupitos anarcos que andan por la vida haciendo cosas parecidas. Si uno mira hacia atrás, han habido este tipo de cosas en algunas reparticiones. Es un grupo minoritario, que no se ha identificado, y no sé con quién tiene que ver”.

La cámara empresarial Adepa expresó que se trató de “una expresión violenta de intolerancia contra un grupo de medios de comunicación y configura un grave ataque a la libertad de expresión”, al tiempo que exigió el rápido esclarecimiento y la sanción a sus responsables. Por su parte, Fopea reclamó que “la Justicia Federal investigue este nuevo acto de intimidación contra el trabajo de la prensa”.

En la misma línea, el Enacom rechazó el ataque, al tiempo que bregó por “una convivencia democrática basada en el respeto, sin actos ni discursos de odio”. El ente público que preside Claudio Ambrosini destacó en un comunicado que “la libertad de expresión y pluralidad de voces son valores fundamentales para todos los argentinos”.

“Repudiamos el ataque contra el edificio de Clarín, donde trabajan compañeres de nuestro gremio. Rechazamos toda violencia y reiteramos nuestra defensa a la libertad de expresión”, sostuvieron desde Sipreba junto a la Comisión Interna de trabajadores de Clarín. “Exigimos urgente esclarecimiento de los hechos y condiciones seguras para ejercer nuestras tareas sin riesgos y con libertad”, agregaron los trabajadores.