El bloque legislativo pide "medidas urgentes". El macrismo se queja de la ausencia del Estado, su "falta de atención y contención". Piden que se declare formalmente la emergencia.

El bloque de diputados del PRO salió en auxilio de las empresas que prestan el servicio de transporte escolar y pidió que el estado provincial declara la emergencia del sector, para que pueda tener acceso al financiamiento nacional que se dispuso.

El diputado Martín Ardohain, junto a la diputada María Laura Trapaglia y los diputados Eduardo Pepa y Matías Traba (MID) enviaron un proyecto de resolución instando al Poder Ejecutivo provincial, para que "en forma urgente", se aporten las medidas para la mitigación de las actuales dificultades del sector de transporte escolar; conjuntamente con la planificación de acciones que garanticen a futuro su asistencia para el restablecimiento de las actividades e ingresos, hasta la normalización total de la misma.

“Es persistente la falta de atención y contención por parte del Estado, a la angustiante situación que atraviesan las familias que dependen de la actividad de transporte escolar, quienes se encuentran imposibilitadas de ejercer su labor, desde aún antes de que se instaurara el aislamiento preventivo obligatorio, las cuales siguen afrontando las exigencias fiscales nacionales, provinciales y municipales y sosteniendo a sus empleados y vehículos”, apunta entre los argumentos el espacio político que gobernó la Argentina hasta diciembre del año pasado.

La diputada y los diputados agregan: “El transporte escolar sufrió más temprano que el resto las consecuencias de la parálisis, ya que el ciclo lectivo se suspendió aún antes de la firma del Decreto Nro. 297/2020 -por el que se estableció el asilamiento preventivo obligatorio- y arrastraba, la inactividad propia del receso de verano”.

El PRO añade: “En nuestra provincia, más precisamente en la ciudad de Santa Rosa, si bien la actividad no cuenta con una forma de asociación formal, espontáneamente han intentado obtener asistencia y manifestando su voluntad para encontrar alternativas e incluso formas de diversificar su actividad, a la fecha no han obtenido ninguna respuesta o propuesta paliativa para su situación. Se trata de personas que poseen vehículos que, por las características de su actividad, son más costosos que un vehículo particular, pues deben abonar seguros especiales, patentes onerosas, costos de registro, entre otros múltiples gastos; y que, además, tienen a su cargo empleados en relación de dependencia”.

“La ampliación del presupuesto nacional que se votó ayer, incluyó un fondo de 600 millones de pesos para los transportes escolares. Fue un trabajo conjunto de la Comisión de Transporte, de Presupuesto y del Ministerio de Trabajo, dónde legisladores de Juntos por el Cambio, tuvieron un rol activo pidiendo ese fondo. Sería muy oportuno que desde el gobierno provincial se articulara para que los transportes escolares pampeanos sean alcanzados por los subsidios”, indica un comunicado del espacio macrista.

“Por lo tanto, consideramos que la declaración de emergencia provincial, municipal y nacional del Sector del Transporte Escolar, es el marco para la implementación de muchas medidas que no solo atenúen la emergencia, sino que ayuden a su reactivación, siempre en el marco sanitario que la coyuntura plantea”, completan.