La destituida intendenta de Santa Isabel dijo que seguirá la pelea en la justicia para volver al cargo. Negó irregularidades graves. Y dijo que hay muchos municipios con las mismas fallas administrativas en las que incurrió ella.

"¿Cómo voy a ir a un circo romano todo armado? ¿A que me coman los leones?", se preguntó en las últimas horas la destituida intendenta de Santa Isabel, Marta Beatriz Paturlanne.

La mujer que fue apartada de su cargo en la sesión del jueves pasado aclara que su ausencia no significa que abandona la pelea. Adelantó que su abogada, Carina Salvay, está preparando una nueva presentación judicial para intentar volver a la intendencia. Y aseguró que el procedimiento de la comisión investigadora que culminó en su destitución fue irregular.

"No me presente porque tenían todo preparado entre gallos y medianoche. Era un circo. Y para seguir sufriendo el escarnio de los violentos del concejo no voy a presentarme", explicó el viernes pasado en declaraciones a LU100.

"Más adelante se verá que pasa. Yo llegué al municipio de Santa Isabel, que a un círculo muy minúsculo no le gustó, de la mano del voto popular de la gente. Yo mujer, no regalé un peso. Gané las elecciones limpiamente. No pedí un peso para ganar las elecciones el 17 de febrero de 2019 y tampoco  el 19 de mayo", dijo Paturlanne.

 

"Tengo la conciencia tranquila"

La veterinaria, que ejerció la docencia en la zona, interpretó que "como no me pudieron manejar de la nariz los violentos, terminamos en esto. Es un precio muy caro el que pago. Pero tengo dignidad de mujer ningún violento me va a llevar de la nariz".

"No me va a obnubilar el signo monetario. Tal es así que pedí no tener más el sueldo de intendenta municipal. No cobraba más. Seguía cobrando mi jubilación. No me develan los pesos", aclaró.

Paturlane afirmó que en la nota de defensa que presentó en el Concejo "está bien claro" su descargo de las imputaciones que le hicieron los concejales que votaron por apartarla del Ejecutivo.

"Es un proceso muy doloroso. Con un escarnio que no merezco", insistió.

"Me duele mucho. Esto es una confabulación. Hay otras cuestiones que ya se van a dilucidar. Acá en la municipalidad pasaron cosas muy grosas. En todo un año de pandemia aguanté a estos violentos. Fui sujetando todo, pero acá suceden cosas muy grosas. Hoy están de funcionarios",tiró.

"Yo tengo la conciencia bien tranquila. No hubo malversación, no me lleve un centavo a mi casa. Fallas y errores administrativas sí. El primer error fue llevar a (Guillemo) Farana de vice", señaló, respecto al viceintendente al que el año pasado denunció por violencia de género (desestimado por la justicia) y que encabezó la ofensiva en su contra.

"Vamos a ver si están tan transparentes en la gestión anterior. Hubo cosas que me guardé. Ahora se atendrán a las consecuencias", amenazó Paturlane.

Por otra parte, repitió que la comisión investigadora no cumplió las formalidades porque actuó con un dictamen por minoría del cambiemita Bernardo Ocejo, "funcional a un sector del peronismo".

"Esta gente entró por la ventana", se quejó.

"No dicen que en la cuenta de inversión está toda la deuda que arrastra Santa Isabel", tiró.

Paturlanne comparó la situación con otros jefes comunales que no tuvieron que enfrentar la situación que la apartó a ella. "Hay municipalidades con severos problemas administrativos y bien gracias", indicó.

 

Persecución política

"No sé si estoy perseguida políticamente, de acá a unos días voy a decir", advirtió dijo Paturlanne, consultada por la llamativa falta de intervención del gobierno provincial y la posible vendeta del exintendente José Luis Rodríguez, el vernista que venció en la interna de 2019.

Paturlanne confió que en los últimos días la llamó el presidente del PJ, Rubén Marín, pero no lo hizo el exgobernador Carlos Verna. "Lo conozco de chica. “Se iba verde de tomar mate con mi mamá y mi papá cuando llegó a Pico y no tenía nada", recordó.

También aseguró que con el gobernador Sergio Ziliotto había hablado el martes último y lo notó “preocupado por este tema”. “No tengo nada qué decir", cerró.