Sinohydro construyó en Ecuador una obra que está rajada. Hay denuncias por supuestos sobornos y varios problemas que rodean esa obra. En Mendoza se presentó para construir la represa que objetan La Pampa y las demás provincias del COIRCO.

Sinohydro, la empresa de origen chino que se presentó en Mendoza para liderar el proyecto de construcción de Portezuelo del Viento, tiene como antecedente reciente la construcción de una mega represa en Ecuador a la que se le detectaron más de 8.000 fisuras, a menos de dos años de haber sido terminada, y sostiene en la actualidad un litigio con el gobierno de ese país por un elevadísimo aumento de los costos que demandó hacer la obra que fue inaugurada en 2016.

Según un informe del portal MDZonline, la empresa, que junto a las mendocinas IMPSA, Ceosa y Obras Andinas formó una UTE que presentó la única oferta para construir “la obra del siglo” en Malargüe, está atravesando en ese país una “larga serie de procesos penales” que, entre otros, uno que abarca un escándalo de corrupción por el pago de sobornos que roza al actual presidente, Lenín Moreno.

Así se desprende de las afirmaciones del periodista ecuatoriano Fernando Villavicencio, que investigó el desembarco de las inversiones chinas en esa zona de Latinoamérica durante el gobierno del expresidente Rafael Correa, quien, ante lo sucedido en su país, sentenció que “ lo único que puedo decir es que no permitan que Sinohydro vaya a Argentina o a cualquier otro sitio‘.

Quien encabezó la presentación para la licitación es la asiática Sinohydro, cabeza de la UTE, que además integra otro gigante oriental, ‘China Gezhouba Group Corporation‘, y completan la mendocina IMPSA, que tendrá a cargo el sistema hidroeléctrico de la represa y dos conocidas del medio local: Ceosa y Obras Andinas que se ocuparán del resto de las obras complementarias que también implican una inversión en total de más de U$S 1.000 millones.

La apertura de sobres, reflejó MDZol, dejó finalmente al desnudo las dudas surgidas en mayo acerca de la falta de transparencia en el proceso y, sobre todo, los antecedentes de Sinohydro en Ecuador derrumban el argumento que expuso el gobierno de Rodolfo Suarez para imponer requisitos tan duros en el pliego de licitación que terminaron impidiendo el acceso de empresas nacionales al proyecto.

Antecedentes.

Mendoza exigió que la empresa que vaya a construir Portezuelo tiene que haber tenido contratos anteriores para la construcción de tres diques en los últimos quince años, fundamentalmente para que la presa quede “bien hecha”, como expresó el propio Suarez en su momento.

Los antecedentes recientes de una de las obras de Synohydro atentan contra esto. La empresa china financió y también construyó en Ecuador la mega represa Coca Codo Sinclair, que se terminó resquebrajando.

‘En 2002 ya advertimos que la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair ­ relata Villavicencio- se estaba construyendo sin contar con estudios de ingeniería de detalle, lo cual es muy grave. Esta denuncia la hizo la propia empresa fiscalizadora. En 2017 la contaduría general del Estado determinó la existencia de 8000 fisuras en la mayor obra de ingeniería construida por Sinohydro. Y algo mucho más grave: esta obra que empezó costando en 1.700 millones de dólares en 2010, a la fecha le ha pasado una factura al Estado Ecuatoriano superior a los 3.000 millones de dólares‘, sostuvo el periodista, autor asimismo del libro “Made in China”, que relata el impacto del desembarco de capitales asiáticos en su país.

Según Villavicencio ‘la obra debió haber sido construida para generar 1.500 megavatios y a penas está generando 600 y hay algo más grave: se produjo un enorme deslave y todos los estudios advierten que si continúan estos deslaves la propia central hidroeléctrica corre el riesgo de desaparecer‘.