La actividad regresó con todas las energías y de forma presencial.

La Agrupación Yong de Sipalki-do de La Pampa está en actividad luego de la flexibilización de la cuarentena propuesta por el gobierno provincial a raíz del coronavirus. Luego de varios días de inactividad los atletas regresaron a los doyang retomando la práctica del arte, cumpliendo con los protocolos exigidos.
“Este ha sido un año doblemente especial, primero por la pandemia que ha hecho variar drásticamente las costumbres de los ciudadanos, y segundo porque el pasado 9 de mayo se cumplieron cincuenta años del arribo del Sipalki a la Argentina de la mano del Gran Maestro y 10° Dan Yoo Soo Nam”, dijo Rubén Tellechea, sabom 1° Dan de Sipalki, quien adelantó que se habían organizado múltiples actividades para conmemorar la fecha. Pero la celebración se resumió a un íntimo festejo entre todos los sipalkistas de Argentina y América del Sur.
“Esta realidad nos ha obligado a replantear toda la actividad y estar más expectantes según se vaya desarrollando la salida a esta pandemia. Por eso y gracias a la plataforma Zoom, pudimos estar en contacto con las máximas graduaciones para mantenernos actualizados técnicamente e impartir clases a los alumnos” aportó.
La realidad actual indica que las clases, ahora, son presenciales pero con los distanciamientos respectivos y obligatorios. De esta manera las clases pueden ser más finas y se puede ahondar más y mejor en los aspectos técnicos dentro de la forma básica “y la práctica del hiong”.
Con la reapertura de los doyang, se reestableció la actividad los días martes y jueves en dos horarios diferente a cargo del 5° dan Martín Zabala (máxima graduación de la Agrupación), de 17 a 18 horas en Maby Gym, y de 19 a 20 en el SUM del Plan 5000.
“En lo que queda del año pensamos seguir con esta metodología de enseñanza y se estima, a fin de año, tener la posibilidad de realizar exámenes de graduación”, finalizó Tellechea.