Mientras se acumulan los muertos por coronavirus, las canchas volverán a tener hinchas.

A pesar de los más de 6.000 muertos en Río de Janeiro y de los 55.000 que acumula el país, desde el 10 de julio se abrirán las puertas de las canchas para el público en los estadios de fútbol de los equipos que participan en el Campeonato Carioca.

En un decreto publicado en el Diario Oficial del municipio, se anunció que los estadios estarán autorizados a recibir una tercera parte de su capacidad de aficionados, con un distanciamiento de 4 metros cuadrados por persona y con la venta de entradas on line. El decreto, que está sujeto a alteraciones, no especifica cómo se realizará el distanciamiento de 4 metros cuadrados entre los hinchas.

El Campeonato Carioca, torneo regional del estado de Río de Janeiro, se convirtió el pasado 18 de junio en la primera competición deportiva profesional de Sudamérica en volver a la actividad tras el parate causado por la pandemia del coronavirus​, con un partido que disputaron el campeón de la Libertadores, el Flamengo, y el Bangú, en el estadio Maracaná. El regreso del torneo estuvo marcado por la polémica, ya que dos de los cuatro mayores clubes de Río de Janeiro, Fluminense y Botafogo, cuya vuelta estaba prevista para el lunes 25 de junio, se oponían a retomar las actividades en plena pandemia y acudieron a la Justicia para no jugar al menos hasta el mes de julio.

Con la medida, el Maracaná podrá recibir hasta 22.000 personas por partido, en el Nilton Santos podrá haber unas 14.000 y en Sao Januario, 7.000, para tener referencias. El decreto también establece que a partir del 1 de agosto se permita a los estadios recibir 2/3 partes de su capacidad de público, y a partir del 16 de agosto, la previsión es que no haya más restricciones.