El club pampeano demandó al “Funebrero” por incumplir una cláusula del contrato de cesión de un juvenil, Adrián Lamanna, que terminó jugando en San Lorenzo.

El Club Deportivo Mac Allister le ganó un juicio a Chacarita Juniors por el incumplimiento del contrato de cesión de un juvenil, César Adrián Lamanna, que terminó jugando en San Lorenzo.

El fallo de la Cámara Nacional en lo Civil se conoció hoy y obliga al “Funebrero” a pagar 500 mil pesos de indemnización a la institución pampeana por incumplir con la obligación de notificarle que un jugador que le había cedido quedaba en “libertad de acción”.

Según detalló la agencia Télam, el club pampeano promovió la demanda por “incumplimiento de contrato” y reclamó un porcentaje sobre el valor -unos 60.000 dólares- que, según argumentó, Chacarita había obtenido por el pase, hace una década, del futbolista César Adrián Lamanna a San Lorenzo de Almagro.

La demanda fue rechazada en primera instancia, luego que la Asociación del Futbol Argentino (AFA), en coincidencia con lo expuesto por la entidad demandada, informara que no tenía registrada la transferencia ni que en Chacarita hubiera ingresado dinero proveniente de San Lorenzo de Almagro.

Chacarita sostuvo que entonces decidió no renovar el contrato con Lamanna y que luego éste, como “jugador libre”, pasó a San Lorenzo, lo que no reportó ingreso de divisas a la institución.

La Sala J de la Cámara Civil concluyó que no se había podido probar la transferencia onerosa del jugador, conclusión basada también en una pericia contable, pero revocó parcialmente el fallo de primera instancia al considerar que Chacarita incumplió una cláusula del contrato celebrado con Deportivo Mac Allister.

El tribunal remarcó que, en contra de lo estipulado en la cláusula octava de ese convenio, la demandada “rescindió el contrato de trabajo que mantenía con Lamanna sin poner en conocimiento” esa decisión al club pampeano.

Lamanna nunca jugó oficialmente para Mac Allister: nacido en Pehuajó, el delantero debutó en la primera de Chacarita en 2006 con 19 años y tuvo pasos por Colegiales y Estudiantes de Caseros antes de pasar a San Lorenzo en 2010. Luego tuvo pasos por varios clubes del ascenso argentino, hasta el año pasado estuvo jugando en el club Aurora de Bolivia y ahora está libre.