El Xeneize, con Nico Capaldo, también pondrá en marcha su sueño llamado Libertadores desde este lunes.

Boca, con un resultado positivo en coronavirus al igual que River, volverá mañana a entrenarse en su predio de la localidad bonaerense de Ezeiza, con su principal objetivo, la Copa Libertadores, entre ceja y ceja, pese al receso de casi cinco meses por la pandemia.

El Xeneize reanudará las prácticas este lunes desde las 9:00 luego de haber realizado el viernes los testeos a los futbolistas, que dieron todos negativo menos el del mediocampista Agustín Almendra, por lo que el club implementó el "protocolo para resguardarlo".

El propio jugador confirmó el positivo en su cuenta personal de Instagram: "Gracias a todos x preocuparse. Di COVID positivo, soy asintomático, ya estoy aislado y estoy bien. Cuidensé todos! Muchas gracias".

Almendra, de 20 años, no podrá arrancar la pretemporada que el plantel hará en la localidad de Ezeiza, dado que deberá permanecer 14 días aislado en su casa.

Por su parte, el entrenado Miguel Ángel Russo se someterá a las pruebas mañana, tras arribar desde la ciudad santafesina de Rosario, y se espera que presencie los trabajos desde una carpa armada en una de las tribunas, debido a que es paciente de riesgo por su edad (64) y por haber padecido cáncer.

Russo convocó, entre otros, a Carlos Tevez, Carlos Izquierdoz, Eduardo Salvio, Iván Marcone​, Lisandro López, Emmanuel Mas, Guillermo Fernández, Julio Buffarini, Mauro Zárate, Ramón Ábila, Jan Hurtado, Sebastián Villa y Jorman Campuzano.

También a Emanuel Reynoso, Nicolás Capaldo, Leonardo Jara, Agustín Obando, Frank Fabra, Carlos Zambrano, Sebastián Pérez, Marcelo Weigandt, los arqueros Esteban Andrada, Agustín Rossi y Manuel Roffo, además de Walter Bou y Mateo Retegui, quienes regresaron de sus préstamos.

Los futbolistas se entrenarán en grupos de cinco o seis integrantes en un par de turnos matutinos: de 9 a 11 y de 11 a 13, siempre de lunes a sábados ya que los domingos los tendrán libres.