Alrededor de 30 futbolistas iniciaron los ejercicios físicos luego de casi un año sin actividad oficial en La Pampa. El equipo alboyense tendrá un mix de experiencia y juventud. La noticia: volvió al club Lucas Vassallo.

Luciano Roo atravesó el amplio círculo de futbolistas para tomarle la temperatura al nuevo entrenador con el termómetro infrarrojo digital. Al margen del sendero que conduce a una de las canchas auxiliares reposaba sobre una mesa el alcohol en gel. Cada jugador, como así también el cuerpo técnico, la dirigencia y el periodismo, con su respectivo tapabocas y con adecuada distancia entre unos y otros.

Así fue el retorno de All Boys a los entrenamientos ayer en el predio ubicado a la vera de la ruta 35, a metros del aeropuerto, con 36 grados de un agobiante calor y con las medidas protocolares impuestas por la pandemia de coronavirus.

El que tomó la palabra en el inicio de la práctica fue el presidente de la institución, Pablo Yorio, que pidió disculpas a los jugadores por la falta de comunicación durante los meses de la pandemia y anunció que dejará la presidencia próximamente para ser reemplazado por Arturo Fazzini, entre otras cuestiones.

También habló el dirigente Nicolás Altolaguirre, que presentó al nuevo director técnico, Mariano Ferrero, que casi sin palabras invitó al plantel a una de las canchas del predio para comenzar con los trabajos físicos a cargo del profesor Rolando Alustiarte, con la colaboración de Luciano Roo y su ayudante Cristian Cardozo.

Experiencia y juventud

Divididos en tres grupos, los futbolistas se movieron de forma liviana en las inmediaciones del centro de entrenamiento, que luce cada vez mejor, con dos canchas auxiliares a las que se les instaló el sistema de riego y gracias a ello cambiaron notablemente su fisonomía en menos de dos años. Anteriormente presentaban pisos de tierra dura sin nutrientes mientras que ahora poseen un césped verde, bien cortado, ideal para la práctica del fútbol.

Cerca de 30 jugadores estrenaron nueva indumentaria de entrenamiento, entre risas por la vuelta a los ejercicios deportivos y caras serias por la incertidumbre a la que acostumbraron el COVID y sus intempestivos brotes.

"El plantel será similar al que disputó el último torneo Regional Amateur, sin Montero y Claro", había manifestado el nuevo entrenador, Mariano Ferrero, en una entrevista con El Araucanito.

Y así fue porque estuvo presente la mayoría de los futbolistas que disputaron los últimos campeonatos con la camiseta auriazul: Jerónimo Gutiérrez, Mauro Barreiro, Gastón Ceccani, Lucas del Río, Tomás Arzer, Jonathan Fensel, Jeremías Lucero, Braian Roston, Kevin Arrieta y Juan Rossi.

A ellos se les sumaron los jugadores de las categorías 2002 y 2003 que venían actuando en reserva, incluso algunos alternaban en Primera, como Ezequiel Silveira, Tomás Wilches y Miguel Desuque, entre otros.

Volvió un emblema

La novedad más importante del regreso a las prácticas alboyenses, además del inicio de ciclo del nuevo entrenador, fue la presencia del multicampeón Lucas Vassallo, que volvió al club que lo vio nacer luego de tres años en diferentes clubes.

El defensor de 33 años jugó hasta 2017 en el Auriazul y luego se marchó a Independiente de Arauz (Provincial 2018), Pampero de Guatraché (Liga 2018 y 2019) y Deportivo Winifreda (Provincial 2019). En 2020 había arreglado en Deportivo Maza pero no llegó a debutar a raíz de la pandemia de coronavirus.

Este año se cumplirán 15 años de su debut en Primera División con All Boys en el año 2006, donde fue siete veces campeón: Ligas 2006, 2007, 2011, 2015 y 2016 y Provinciales 2007 y 2012.

Otro que retornó al club fue el defensor juvenil Roberto Chirino, luego de un par de temporadas en las divisiones formativas de Ferro de Caballito.

Chirino, categoría 2001, ya había debutado en la Primera División del Auriazul antes de marcharse al fútbol de Buenos Aires junto con el mediocampista Nicolás Pratdessus (categoría 2001) y con el volante creativo Bautista Fassano (categoría 2002). Además integró el seleccionado de La Pampa en los Juegos de la Araucanía de 2017 en Trelew y de 2018 en Punta Arenas, Chile.

Entre los jugadores que no estuvieron respecto del último torneo, además de Juan Montero y de Hernán Claro, hay que nombrar al arquero Maximiliano Castaño y al defensor Ezequiel Roque, que días atrás se despidió del club en las redes sociales.