Ambiental

Perdemos suelo y perdemos riqueza

En la columna ambiental de hoy tratamos el tema de la problemática ambiental de voladura de suelo, que suele presentarse recurrentemente en La Pampa y representa una enorme forma de pérdida de riqueza, ambiental y económica, de una región y un país.

Por Florencia Srur (*)

Si alguna vez han circulado desde el norte hasta el centro sur de la provincia de La Pampa, es probable que, en épocas con menores precipitaciones, hayan podido contemplar o estar dentro de una enorme nube de polvo tan fino que, si no fuera por su color amarronado, pasaría por niebla. Hoy, vamos a hablar sobre qué es esta nube de polvo, qué la ocasiona y qué problemas ambientales conlleva su existencia.

Antes que nada, este fenómeno se denomina "voladura de suelo" y es básicamente la perdida de suelo. Ahora bien, ¿Cómo es posible que se pierda el suelo si hay tanta tierra y está fija?, bueno, si bien es cierto que el suelo se encuentra anclado debido a la presencia de las raíces de las plantas, si existen malas acciones de manejo que dejen ese suelo desnudo (por desmonte o por cosechas agrícolas "cero"), entonces el suelo no tiene anclaje y, si no tiene humedad suficiente que pueda darle un poco de peso, frente a una mínima brisa de verano este se vuela.

Antes de seguir profundizando en los por qué, vamos a ver un poco qué es el suelo. Se denomina "suelo" a la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activa, es decir, con presencia de micro y mesofauna y raíces de plantas, que proviene de la desintegración o alteración física y química de las rocas y de los residuos de las actividades de seres vivos que se asientan sobre él. Este suelo tiene diferentes características para distintas regiones, dependiendo mayormente del clima. En zonas más húmedas y cálidas, debido a la acción de la lluvia y la temperatura y combinado con una probable mayor biodiversidad de plantas y animales, el suelo presenta una forma más "evolucionada" o con mayor "desarrollo edáfico". Es decir, que estos procesos físicos y químicos que mencioné en la definición se ven acelerados. Mientras que, en un área más seca con menores cantidades de seres vivos, el suelo tiene poco desarrollo. Este desarrollo edáfico o del suelo se puede ver con la profundidad que presente (más profundo significa más evolucionado) y en la presencia de distintos tipos de estructuras y texturas. Se denomina textura del suelo, dicho muy simplificado, al tamaño mayoritario del grano que conforme un suelo, entonces se tienen texturas "arenosas" que son con granos más gruesos, luego "limosos", luego "arcillosos" y la combinación equilibrada de los tres que se llama "franco". Por ejemplo, es más probable que en regiones con mayor evolución edáfica (de suelo) haya más contenido de arcillas debido a que hubo mayor transformación entre la roca originaria y el suelo.

En el Noreste de La Pampa se presenta el mayor cambio de uso de suelo, es decir, el reemplazo de algo natural (como un pastizal) a algo antrópico (como un cultivo). En esta región, existe una de las texturas de suelo que mayor contenido de nutrientes, que son imprescindibles para las plantas, el limo, que se compone de partículas muy pequeñas de 0,065mm de tamaño máximo. Este sustrato es altamente volátil por su finura y pequeño tamaño, por lo que si no hay vegetación que retenga el suelo, este se vuela y suspende fácilmente. Las nubes de polvo que se ven es limo yéndose, nutrientes que, en el caso por ejemplo del fósforo, se van para siempre de nuestro suelo, empobreciendo el país. Además, que esta voladura puede afectar a nuestra salud debido a que por el tamaño de partícula puede entrar en nuestros pulmones.

Es fundamental que el manejo agrícola tenga una componente de manejo ambiental, debido a que los nutrientes que se pierden hoy no se recuperan nunca, lo que conlleva a una perdida ambiental y económica. Y, por y para nuestra salud. Para poder prevenir estas voladuras se puede combinar vegetación nativa con cultivos o cultivar de tal manera que el suelo nunca quede desnudo. No olvidemos nunca que el suelo es vida.

(*) Ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente, MPnº 365. Email: [email protected]

También te puede interesar...