Tin Maccione, preparador del tenista Juan Lónero, cuenta su experiencia de cara al primer GS del año.

El desembarco de los participantes del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada, generó un gran revuelo en Melbourne ya que al menos 47 tenistas, entre ellos los argentinos Guido Pella y Juan Ignacio Lóndero, quedaron aislados en sus hoteles por la aparición de tres casos positivos en coronavirus en los aviones que los trasladaron. Y dentro de uno de esos vuelos también estaba el pampeano Roberto Tin Maccione, quien es el preparador físico del cordobés Lóndero. Los dos están juntos y atravesando esta situación.

“Estamos bien. Estas son las reglas y hay que aceptarlas” le cuenta Maccione a El Diario, desde la habitación del hotel en donde deberá guardar cuarentena hasta el jueves 28 de enero.

“Estamos en el día 3 de cuarentena y estas son las reglas. Sabíamos que podía pasar. Nos perjudica mucho por el tema de la preparación pero hay que aceptarlo y tatar de hacernos fuertes y estar organizados” agrega Maccione, quien continuará en el staff técnico del talentoso tenista cordobés.

“Tenemos actividades, no podemos salir ni siquiera al pasillo. Para buscar el desayuno, almuerzo o cena, siempre hay un guardia. Nosotros dimos todos negativos. Subimos al avión con un PCR 48 horas antes del vuelo, acá en Australia, en el hisopado, también dimos negativo, pero en ese resultado hubo dos positivos que venían en el mismo avión, un entrenador, y una azafata” aporta Maccione, quien explica que el vuelo chárter lo tomaron en Los Ángeles y fue pagado por Tennis Australia. El vuelo, de Qatar Airlines, viajó con el 20 por ciento de la capacidad para extremar medidas.

“Las reglas acá están claras, Tennis Australia nos está apoyando. Acá está duro porque no hay muchos casos de COVID y no quieren que se propague el virus por gente que viene de afuera. Ese fue el acuerdo del gobierno con el estado de Victoria. Hay que pasar el tiempo, es duro, tenemos una ventana que está sellada, no podemos ni abrirla. La vista no es la mejor, pero tenemos que aceptar todo esto y a sacarle lo mejor de lo que podamos” indica.

En ese diagrama diario de actividades, Maccione acomodó tiempos para hacer yoga, físico, recuperación y meditación.
“La idea fue organizarnos mentalmente. Arrancamos con yoga, después físico, almuerzo, otra parte física, y luego recuperación, algo de fisio, y al final, una meditación. Con eso tenemos el día cubierto” finaliza.

Los detalles

El director del torneo, Craig Tiley, detalló que los vuelos afectados provinieron de Los Ángeles, Estados Unidos, y Abu Dabi, en los Emiratos Árabes Unidos, con 47 tenistas dentro de ellos, que son considerados contactos estrechos.

Varios tenistas están involucrados en este aislamiento obligatorio, además de Lóndero y Pella. Otros son el japonés Kei Nishikori, la bielorrusa y exnúmero uno del mundo Victoria Azarenka -dos veces campeona en Australia- y la estadounidense Sloane Stephens.

Pella, incluso, ya tuvo un problema similar en la previa del US Open de Estados Unidos, en el que finalmente no pudo competir tras un confuso episodio por un supuesto positivo de uno de los integrantes de su cuerpo técnico.

Los 47 tenistas (24 provenientes de Los Ángeles y 23 de Abu Dabi) no podrán salir de sus habitaciones de hotel durante 14 días hasta que sean dados de alta y su única forma de entrenar será mediante el uso de bicicletas estáticas instaladas en ese lugar.

Los 15 vuelos chárter -que arribaron en un lapso de 36 horas hasta ayer a la mañana- y las llegadas anticipadas son parte del intento de la Federación de tenis de Australia para que se lleve a cabo el torneo pese a la prohibición de llegadas internacionales a la nación.

De hecho, modificó su fecha en el calendario del circuito profesional y dará inicio el 8 de febrero, para que los y las tenistas puedan cumplir un período de aislamiento de 14 días, en el que sólo podrían a entrenar fuera de sus habitaciones durante cinco horas cada jornada.

El estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, tuvo 810 de las 990 muertes que a nivel nacional registra Australia, que realizó un buen trabajo general para contener el virus.