Una encuesta del CEC demuestra los casos de coronavirus que se contrajeron en el marco de la actividad laboral. Se cayeron fuentes de trabajo y piden a empresarios que respeten protocolos sanitarios.

El Centro de Empleados de Comercio advirtió sobre la necesidad de que trabajadores y trabajadoras del sector puedan acceder a la vacuna contra el COVID-19. También se exigió a las patronales el cumplimiento de los protocolos que garanticen un mejor cuidado de la salud de empleados y empleadas.

El CEC advirtió sobre el durísimo golpe que significaría que, en el marco de la segunda ola de coronavirus, haya un nuevo cierre o parálisis de las actividades. La pérdida de fuentes laborales a raíz de la pandemia fue notable.

Esas fueron las primeras y más importantes conclusiones de una encuesta que la organización sindical hizo entre quienes trabajan en el comercio local.

Se recordó como parte de ese trabajo que si bien durante los primeros meses de pandemia muchos comercios estuvieron cerrados o trabajaron de manera online (tiendas de ropa, bazar, sederías, regalaría, artículos del hogar), otros fueron declarados esenciales para cubrir las necesidades de la población y asegurar el abastecimiento de alimentos y algunos otros artículos de primera necesidad.

El sondeo se hizo mediante redes sociales. Participaron más de 350 trabajadores de comercio, de los cuales el 15% manifestó haber sido diagnosticado con COVID. Entre esas personas, el porcentaje más alto (40%) indicó haber contraído el virus en su lugar de trabajo, seguido por quienes manifestaron desconocer el origen del contagio (34%). En tercer lugar, se encuentran quienes manifiestan haberlo contraído en el ámbito social (16%) y el resto de la población encuestada indicó otros motivos.

encuesta2

Al preguntar si habían estado aislados durante la pandemia por ser positivos o contacto estrecho de algún positivo, el porcentaje aumentó notablemente llegando al 46,8% de los encuestados y de ese porcentaje el 27,8% indicó que incluso estuvo aislado en más de una oportunidad, resultando que un 20% manifestó haber estado más de 20 días en esta condición sin poder asistir a su puesto de trabajo.

Caída de puestos laborales

Analizando la situación del sector, las estadísticas de trabajadores de comercio registrados en el conglomerado Santa Rosa-Toay, ilustra de manera exacta la situación de pandemia, señalan las conclusiones del sondeo.

Iniciando el año 2020 se observa una clara tendencia en alza de puestos registrados en el sector. Con la llegada del COVID-19 esa tendencia se revierte marcando el inicio de una importante baja que llegó incluso a los valores más bajos experimentados durante los últimos años. Para el mes de junio, solo en estas localidades, se habían perdido 279 puestos de trabajo en el sector comercio.

En el mes de julio y con las aperturas que se fueron autorizando a nivel local, comenzó un periodo de reactivación y la cifra de empleados de comercio registrados comenzó nuevamente un periodo de incremento que se mantuvo hasta finales del 2020 pero que de todos modos no ha logrado alcanzar los niveles de empleo del mes de febrero 2020.

"Esta importante pérdida de puestos laborales se debió lógicamente al cierre de comercios o a los ajustes que realizaron muchos de ellos para continuar operando", señala el CEC.

Recuerda que además de esta situación, el sector experimenta una caída en puestos laborales desde el año 2016. Hay "una baja constante y sostenida en los últimos años. Y en este contexto, esa tendencia general a la baja no se va a modificar".

El crecimiento de los casos y la expectativa sobre nuevas medidas restrictivas, generan incertidumbre en el sector que evita ampliar su nómina de empleados, generando horas extra en los trabajadores actuales, sobre carga de trabajo, entre otras consecuencias.

Grandes supermercados

Entre los rubros que fueron declarados esenciales podemos destacar a los supermercados y en Santa Rosa la situación en el año 2020 fue la siguiente:

Una de las cadenas, tuvo un total de 7 casos positivos entre su personal. Son personas que estuvieron aisladas 14 días, 2 personas de riesgo con licencia, 3 personas que solicitaron la dispensa por atención a niños en edad escolar y 1.360 horas de personas aisladas (aquí se contemplan los diferentes tipos de aislamientos según el caso: contacto estrecho, contacto de contacto, presencia de síntomas, etc). En total, las horas de trabajo afectadas por la pandemia fueron 7.392, equivalente a 924 jornadas de 8 horas.

En otro de los comercios consultados, contamos únicamente con el dato de los casos positivos durante el año 2020 que fueron 40 personas y suman un total de 4.200 horas de trabajo en aislamiento. 525 jornadas de trabajo sin contabilizar aislados, personas de riesgo o con dispensa.

Por último, la tercera cadena de supermercados tuvo un total de 10 casos positivos entre sus trabajadores, 3 personas con licencia por ser consideradas personas de riesgo, 4 embarazos y 3528 horas de trabajo de personas aisladas. En total pueden contabilizarse 11.585 horas de trabajo en esta cadena, el equivalente a cerca de 1.500 jornadas de trabajo de 8 horas.

"Estas cifras ilustran la importancia de cuidar a quienes están al frente de estos puestos de trabajo considerados esenciales", alertó el CEC. Y puso como ejemplo que si se considera únicamente el rol de un cajero de supermercado (en Santa Rosa hay más de 100), se puede decir que cada uno está expuesto a contacto directo con 1.750 personas en promedio al mes. "De aquí la importancia de la implementación de medidas preventivas estrictas y de incluir a este y otros grupos esenciales de comercio, en el plan de vacunación para proteger su salud y la de sus familias", alertó el gremio.

"Esfuerzo especial"

"Sin dudas, el impacto que la pandemia tuvo en el sector fue muy importante, afectando ampliamente a los trabajadores del sector y requiriendo un esfuerzo especial de quienes tienen a su cargo los diferentes comercios. Los trabajadores de comercio fuimos y somos indispensables para el funcionamiento de la ciudad y es una tarea que se llevó a cabo con mucha responsabilidad y compromiso", insistió el sindicato.

El sector se compone principalmente por personas jóvenes que no están consideradas como prioritarias en el plan de vacunación pero que estuvieron y están expuestos a la enfermedad. El Decreto 297/2020 del 19 de marzo de 2020, que fijaba las restricciones de circulación en el marco del Aislamiento Social Preventivo y Obligatoria, mencionaba en su artículo 6 las personas exceptuadas de la prohibición de circular por tratarse de personal considerado esencial y entre ellos mencionaba a algunos trabajadores del sector comercio como supermercados, almacenes y ferreterías.

"Esa esencialidad es desde donde muchos trabajadores reclaman ser vacunados con prioridad. Entendemos que uno de los principales cuidados es quedarse en casa el mayor tiempo posible, pero quienes no pueden hacerlo y salen cada día a poner el hombro merecen el cuidado y la protección necesaria", indican las conclusiones del trabajo.

Según la encuesta, "un alto porcentaje de quienes tuvieron el virus, mencionaron haberlo contraído en su lugar de trabajo".

Esto lleva al CEC a pedir al sector empresario extremar los cuidados y los protocolos. "Con un año de pandemia de experiencia, sabemos que el distanciamiento, el tapaboca correctamente colocado y la higiene si funcionan al momento de protegernos. Es importante que estos cuidados se lleven a cabo en todos los lugares de trabajo", remarca.

"Hoy más que nunca, ante el aumento de los casos de COVID-19 y en el inicio de la denominada segunda ola, es sumamente importante extremar los cuidados para evitar un nuevo cierre comercial que afectaría muy gravemente al sector. Pedimos que los trabajadores de comercio incluidos entre el personal esencial, tengan prioridad y puedan acceder a la vacuna para proteger su salud y la de sus familias en este contexto", completa el informe.