El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día 27 de enero de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    AUSTRAL - Ameghino y Valerga - Te.: 4-15100
    CAZAUX – Garibaldi 498 – Tel 4-15600
    PASTEUR - Escalante y Pico - Te: 4-10110
    WALL MAPU – R. Saenz Peña 915 - Te: 8-34344

    GENERAL PICO

    SANTO DOMINGO - Calle 24 esq. 25 - Tel: 430552
    ECONOMED - Calle 17 Nº 739 e/ Ave. y 16 - Tel: 331050
    CALEGARI - Calle 17 (Oeste) Nº 450 e/ 108 y 110 - Tel: 423106
    ALVAREZ - Calle 20 Nº 309 e/ 5 y 7 - Tel: 337057

    GENERAL ACHA 

    EDUARDO CASTEX 

    TOAY

Largamente nos hemos referido en esta columna durante el presente año al cultivo de trigo. Eso ha sido producto del gran interés que este negocio despierta en el productor, quién está ávido de información para llevar adelante la producción más tecnificada posible.

Por Mariano Fava (*)

Una expectativa de siembra tan alta es posible porque confluyeron en el mismo momento un excelente precio del cereal tanto futuro como disponible, una adecuada coyuntura climática con muy buena humedad en los potreros y una necesidad de incorporar el cultivo en la matriz de rotación para hacer frente a las malezas problema.

Nuestra provincia se encuentra comprendida dentro de lo que se conoce como región triguera quinta sur. Ello significa, entre otras cosas, que para las variedades de trigo comerciales de la Argentina estamos en capacidad de plantar esta especie desde aproximadamente el 20 de mayo hasta el 10 de agosto.

En el caso de las siembras tardías el cuello de botella pasa por tener la humedad necesaria en la cama de siembra para establecer el cultivo adecuadamente, ya que julio y agosto son meses que en La Pampa se presentan muy escasos de precipitaciones y con intensos vientos que eliminan la humedad de la "cama de siembra", o sea, los primeros centímetros del suelo donde se aloja la semilla al momento de ser implantado el cultivo.

Los técnicos que desarrollamos la actividad privada evidenciamos una falta de información respecto de las últimas tecnologías disponibles en el cultivo. Ya sea en cuanto a:

- Nuevas variedades y la manera de escoger las mismas según el objetivo perseguido.

- Protocolos de nutrición del cultivo en base a análisis de suelos.

- Estrategias productivas de rendimiento versus calidad.

- Control de malezas, así como nuevas plagas tales como lo es la chinche de los cuernos, una vieja conocida en soja y maíz, que año a año gana importancia en trigo.

Ahora bien, centrándonos en el tema que proponemos en el título de la columna de hoy, al entablar una conversación con el productor observamos que tiene importantes dudas de cómo llevar adelante el cultivo de trigo sobre el fin de "la ventana de siembra". Es así pues que vamos a delinear los principales aspectos a tener en cuenta.

Primero y principal debemos tener en claro que con la temperatura y la humedad actuales es perfectamente posible sembrar trigo hasta el 10 de agosto como fecha tope. Al establecer de manera tan tardía un cereal es clave escoger bien la variedad. Normalmente el productor tiene una variedad y la usa como una especie de "chicle", estirándola desde fines de mayo hasta que termina de sembrar.

Esto es sin duda un error grave que le puede costar caro. Los trigos ciclo largo necesitan vernalización (acumular horas de frío) para florecer correctamente, situación que no se cumple si los sembramos muy tarde. Los ciclo corto si se siembran muy temprano pueden florecer rápidamente, ya que al no necesitar vernalización no hay nada que "los detenga" en el inicio de floración, quedando expuestos a una helada de los primeros días de octubre, momento en el cual subsiste alguna posibilidad de que acontezca una temperatura gélida, aunque más no sea leve.

Ahora bien, si lo sembramos demasiado tarde, pongamos por caso fin de julio o primeros días de agosto, incluso escogiendo un trigo ciclo corto, requiere de ciertas reglas para llegar a buen puerto. Primero y principal debemos tener en claro que este tipo de ciclo es poco macollador, en general se habla de 1,2 macollos por semilla, en la práctica sería: "Una semilla nacida; una espiga a cosecha".

Por esta razón las densidades de siembra suben de manera importante. Es común observar recomendaciones en torno a los 130 a 150 kilos por hectárea de semilla de buen valor cultural para obtener un rinde elevado. Pensemos que en 50 días ese trigo estará pasando de la fase de macollaje a encañazón, con lo cual tiene poco tiempo para crecer y acumular materia seca. De ahí la necesidad de tener un elevado número de plantas por metro cuadrado, de 320 a 360 plantas, dependiendo de la vocación productiva del lote, disponibilidad de agua y fertilización aplicada.

Este último ítem, la fertilización, tiene una importancia suprema ya que la curva de acumulación de materia seca va a tener una pendiente elevada. Dicho de manera sencilla, va a necesitar tener mucho nutriente y humedad disponible en un corto período de tiempo para crecer rápidamente, debido a que va a estar acelerado su ciclo ontogénico por la temperatura más alta y los días alargándose (fotoperíodo). Si el cultivo no cuenta con estos recursos se va a encañar muy chico y petiso por no poder acumular la suficiente materia seca, por lo que será un potrero de baja producción.

En resumen, sembrar trigo los primeros días de agosto es perfectamente posible y compatible con altas producciones y calidades sobresalientes, si se tienen en cuenta unas pocas variables fundamentales. No podemos finalizar esta columna sin antes advertir al lector que también es plausible de sembrarse cebada cervecera con destino a grano, o incluso avena.

(*) Ingeniero Agrónomo - (MP: 607 CIALP)- Posgrado en Agronegocios y Alimentos @MARIANOFAVALP