Tecnologia

Pendrive NTFS o FAT32 o exFAT: usos recomendables para USB

Con las altas capacidades de almacenamiento que se manejan actualmente, tener un pendrive NTFS o FAT32 no deja lugar a muchas dudas en vista a las características de cada sistema. Pero hay usuarios que desconocen completamente cómo trabajan los dispositivos de almacenamiento.

Conviene dejar claro cuándo es recomendable utilizar un determinado sistema u otro, así como el nuevo exFAT que pretende combinar las capacidades de los dos sistemas mencionados para almacenamiento portable. ¿Y qué hay de los sistemas propios de Linux y Mac? También les daremos un tiento para conocerlos un poco.

NTFS vs FAT32 vs exFAT: características de cada sistema de ficheros

formatospen 0

Empezamos aprendiendo qué es un sistema de ficheros, un elemento necesario en lo que concebimos hoy por hoy como sistema de almacenamiento. Ya sea un disco duro interno, SSD, disco portátil o pendrive, todos ellos deben tener un sistema de archivos, incluso el almacenamiento de una placa programable o un robot.

Se trata de un elemento ligado al sistema operativo que se encarga de controlar o administrar la memoria disponible en una unidad de almacenamiento. Este sistema maneja las celdas de almacenamiento, asigna espacio para los archivos y además los ordena, administrando así el espacio libre u ocupado en tiempo real. Sin un sistema de archivos, no sería posible almacenar y leer datos en una memoria, ya sea magnética o en estado sólido con puertas NAND.

Cada sistema operativo maneja su propio sistema de ficheros, aunque también es capaz de trabajar con otros diferentes al que usa de forma nativa. Por ejemplo, Windows utiliza NTFS, pero no tiene problema en trabajar con FAT o incluso EXT utilizando aplicaciones que “traducen” el sistema a algo comprensible para el SO de Microsoft, y lo mismo ocurre los demás.

FAT32: el más antiguo

formatospen a

El sistema FAT32 se trata de la evolución del antiguo FAT (FAT16), utilizado para MS-DOS y para los disquetes. La nueva versión FAT32 llegó para incrementar la capacidad de la versión inicial y adaptarse a mayores capacidades de almacenamiento. Utiliza direcciones de cluster de 32 bits, aunque en realidad se utilizan de forma efectiva 28 bits para direccionar ficheros y particiones.

FAT32 permite almacenar ficheros de 4 GB como capacidad máxima, un nombre de 255 caracteres y el número de archivos no puede superar los 268.173.300 (228 aproximadamente). Además, podremos tener un tamaño máximo de partición de 2 TB. De igual forma, admite como máximo 10 TB de tamaño de volumen, aunque en Windows las particiones están limitadas a 32 GB. Esto claramente es un impedimento para los tamaños de archivos que estamos manejando en la actualidad, pues casi cualquier clip de vídeo o imagen ISO supera esta capacidad individual.

Pero a pesar de estas limitaciones mencionadas, la mayor ventaja que tiene FAT32 es su enorme compatibilidad con prácticamente cualquier sistema operativo. Sus ficheros podrán ser leídos de forma nativa desde Windows, macOS y GNU/Linux, Android, así como otros dispositivos más básicos como reproductores de música, vídeo, televisores, placas programables, etc. Funciona perfectamente desde USB 2.0, una interfaz que está en todos los dispositivos existentes como mínimo.

ExFAT: más capacidad y alta compatibilidad

formatospen b

Para eliminar gran pate de las limitaciones de FAT32 se actualizó el sistema a exFAT (Extended File Allocation Table), también propiedad de Microsoft. El sistema está especialmente pensado para las unidades de almacenamiento portable, siendo mejor opción que un pendrive FAT32 o NTFS.

Y es que exFAT amplía el tamaño máximo de ficheros hasta los 264 bytes, es decir, 16 Exabytes, siendo ya la mejor noticia para soportar grandes ficheros. En realidad, deberíamos hablar de Exbibytes y Gibibytes por temas de precisión en Windows, pero no merece la pena añadir más lío a la definición. De igual forma, se aumenta la capacidad máxima de las particiones y el tamaño máximo de volumen, aunque el tamaño máximo del nombre de archivo se mantiene en 255 caracteres.

Otra parte positiva de este sistema es que también ofrece amplia compatibilidad con sistemas, y se podrá leer en Windows a partir de XP SP2, MacOS X, Linux y Android. Sí es cierto que se reduce en lo que a dispositivos antiguos más básicos se refiere, pero ya los actuales sí que incluyen este soporte. En cuanto a la lectura desde BIOS, necesitaremos el modo legacy para poder leerse ficheros.

NTFS: el formato de Microsoft para pendrive de alta capacidad

formatospen c

NFTS es el sistema de ficheros que se viene utilizando en los sistemas operativos de Microsoft desde NT 3.1 hasta los actuales, basado en HPFS de IBM y con ciertas influencias del HFS de Apple. Este sistema mejora la seguridad y rendimiento en las unidades, pues cuenta con capacidad de asignación de permisos de acceso y también cifrado.

Este sistema puede asignar un tamaño mínimo de clúster de 512 bytes y manejar direcciones de clúster de 32 bits, pero en este caso de forma completa. Es por eso que soporta ficheros de un tamaño máximo de 16 TB y un número máximo de ficheros de 4.294.967.295 (232-1) con 255 de tamaño de nombre. El tamaño máximo de volumen también será de 16 EB, pero tiene la desventaja de necesitar una buena cantidad de espacio para sí mismo debido a la conversión de bits y bytes y el tamaño de cluster.

Este sistema goza de buena compatibilidad actualmente con otros sistemas si utilizamos aplicaciones externas, pero no lo será de forma nativa. Se da el caso de que algunos dispositivos electrónicos como televisores pueden ser compatibles, sería cuestión de ver sus especificaciones. Será el formato indicado para discos duros internos y externos USB, tanto HDD como SSD, al tener mayores capacidades que exFAT.

HFS+ y ext

formatospen d

HFS+ es el sistema de archivos propio de Apple, y como tal raramente es utilizado en pendrive y unidades portables. Su compatibilidad con otros sistemas ciertamente ha mejorado, pudiendo utilizarse desde Linux en lectura y escritura, o en los sistemas NAS basados en el kernel de Linux. De la misma forma, Windows soporta la lectura de ficheros HFS+, pero no podrá escribir datos en él.

Por parte de ext2, ext3, etc., se trata del sistema de archivos que utiliza Linux, y, por tanto, su compatibilidad será la más reducida de los mencionados. No obstante, sus capacidades serán superiores a todos los demás, demostrando como siempre que el software libre está por encima en muchos sentidos.

Cuando debemos usar pendrive NTFS o FAT32 o exFAT

Ya que sabemos los tipos de sistemas de archivos, es la hora de tener más claro cuándo utilizar un pendrive NTFS o FAT32 o exFAT, aunque ya por sus capacidades podremos hacernos una idea.

Pendrives pequeños y para uso básico

Para unidades USB flash de entre 2 y 16 GB la opción más cómoda será FAT32, pues cumple con la capacidad sobradamente excepto por el detalle de la limitación de 4 GB por archivos. Este tipo de unidades las utilizaremos casi siempre para almacenar archivos de texto, música o fotos, igual que ocurre con las tarjetas de memoria. De hecho, este formato será el nativo de las unidades cuando las compremos.

Con FAT32 tendremos asegurada la compatibilidad en todo tipo de dispositivos de reproducción actuales, así que será la opción más cómoda para usuarios que con pocos conocimientos de informática. FAT32 también lo usaremos para actualizar BIOS desde unidades USB y otras tareas similares.

Unidades con más de 16 GB y pensadas para uso multimedia

32 GB ya es un espacio relativamente elevado, y si lo hemos adquirido es para almacenar ficheros de gran tamaño. Para unidades de este tipo, la mejor opción es exFAT, pues aún cuenta con amplia compatibilidad y versatilidad para uso en distintos sistemas. Televisores y otros equipos suelen ofrecer compatibilidad, de hecho, las cámaras de fotos con tarjetas de 64 o 128 GB también utilizan este formato siempre.

SSD portables de alto rendimiento y con más de 128 GB

Posiblemente, estas unidades sean USB 3.2 Gen1/2 o incluso NVMe y permitan cifrado de datos, así que el mejor sistema de archivos será NTFS. Aunque perdamos un poco de espacio debido al formato, no será problema en grandes capacidades, y además será más rápido para Windows y compatible con as SmartTV actuales.

Todo lo que implique llevar una unidad basada en discos duros, por ejemplo una carcasa con unidad M.2 o SSD 2,5”, se recomienda NTFS, aunque exFAT también sea admisible. De esta forma no tendremos problemas en utilizarla con particiones de tipo GPT utilizadas actualmente en Windows 10. A la hora de instalar Windows desde una unidad USB, NTFS será el sistema de ficheros casi obligatorio para ello.

También te puede interesar...