El juez Carlos Ordás autorizó la apertura del celular de Santiago Cazenave, que hoy no quiso declarar. La situación del acusado es complicada: tiene una condena previa de 3 años en suspenso por encubrimiento y podría quedar preso si se comprueba su responsabilidad en este hecho.

El “organizador” de la fiesta clandestina en Catriló, Santiago Cazenave, fue citado a indagatoria este lunes en el Centro Judicial Santa Rosa. De acuerdo a lo que pudo saber El Diario, el joven de 34 años no declaró y sobre el mediodía fue formalizado en una audiencia encabezada por el juez Carlos Ordas.

La situación judicial del joven es muy complicada debido a que tiene como antecedente una condena en suspenso de 3 años por encubrimiento de un robo de agroquímicos ocurrido en General Pico en el año 2018.

Por lo pronto, hoy fue formalmente acusado por los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal y por el momento seguirá en libertad. En la audiencia (realizada vía Zoom) fue asistido por la defensora oficial Silvina Blanco Gómez.

¿Qué dicen los artículos por los que se lo acusó? El 205 dispone una condena de seis meses a dos años a la persona que "violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia", mientras que el 239 advierte que será reprimido con prisión de quince días a un año "el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal".

Con el antecedente de la condena en suspenso, si hipotéticamente es encontrado culpable por esta nueva investigación no tendrá manera de zafar de la cárcel. 

A pedido del Ministerio Público Fiscal -representado por el fiscal general Máximo Paulucci y la fiscala Natalia Urruti-, el juez Ordás admitió el pedido de apertura del Iphone 7 de Cazenave. Ese procedimiento lo llevará a cabo la División de Análisis de Telecomunicaciones de la Policia de La Pampa y el objetivo de los investigadores es conocer si allí hay información relacionada con el evento: si hubo convocatoria, indicaciones, quién mas pudo haber estado o si hay fotografias.

Lo que si tienen claro los fiscales es que Santiago "Santy" Cazenave es la persona que está identificada con la explotación del bar Apollo: así se presentó ante la Policía durante el allanamiento y así lo hace en sus redes sociales. Ahora queda establecer si también es efectivamente el titular de la habilitación comercial.

En el lugar había otras 36 personas cuando llegaron los efectivos. Todas fueron notificadas bajo la imputación de los mismos delitos que se le achacan a Cazenave pero recién serán convocadas cuando se sepa qué otra información surge de la apertura del teléfono.

Es que la sospecha es que podría haber habido más que esos 36 concurrentes: por el horario del operativo, algunas se podrían haber retirado antes y van a tratar de confirmarlo.

El evento de la polémica ocurrió durante la madrugada de este domingo en el bar “Apolo” y fue descubierto en un operativo conjunto entre la policía y la Municipalidad local. El lugar quedó preventivamente clausurado.

La policía llegó al lugar alrededor de las 7:00 horas, luego de que encontraran a un participante de la fiesta deambulando por la calle en un horario no permitido. "Cuando los integrantes de la patrulla le dijeron de dónde venía, este muchacho les contó que venía del bar Apolo, de una fiesta", confiaron a este diario desde la Comisaría de Catriló.

apolo2

(Foto de archivo)

Uno de los eventos privados más grandes que se desbarató en medio de la cuarentena ocurrió a mediados del mes pasado en Santa Rosa, en un local ubicado en la colectora de la avenida Perón 1.700. Esa fiesta, junto a otros episodios de violación flagrante de la cuarentena, provocó que el gobernador Sergio Ziliotto decidiera limitar días y horarios de los encuentros sociales en la provincia.