La tapa de EL DIARIO de hoy

El paro de transportistas realizado en Tucumán para reclamar contra los precios del gasoil se extendió a otras provincias y continuará este jueves, por lo que se teme desabastecimiento de algunos productos en la zona metropolitana.

Fracasó la reunión entre el Gobierno y los transportistas, por lo que continúa el paro.

Dirigentes de cámaras que impulsaron la protesta se quejaron de que en el encuentro no estaban los ministros que se habían comprometido a participar.

El paro llegó a la Autopista Buenos Aires-La Plata, lo que provocó un caos de tránsito.

Los dirigentes de las cuatro cámaras que se están manifestando -Transportistas Unidos (TUDA), Untra, Autoconvocados Unidos y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (Sutap)- lamentaron que no estaban los ministros con poder de decisión (Economía y de Transporte) ni el secretario de Energía, que se habían comprometido a participar.
En la reunión los esperaban la subsecretaria de Transporte Automotor de la Nación, Laura Labat, y el director de Transporte de Carga de la Nación, Juan Manual Escudero.

Los manifestantes aclararon que este reclamo no es por la falta de gasoil sino por el valor de la tarifa de referencia que rige la relación entre los camioneros y sus contratantes.

Los transportistas piden que el Gobierno intervenga en el precio de valor de referencia que determina el costo de cada viaje y critican a las cámaras del sector porque consideran que al negociar sólo evalúan costos sin tener en cuenta la rentabilidad de los trabajadores.

"Nos sentimos estafados. Fue una tomada de pelo porque se comprometieron a hacer una reunión con el Ministro de Transporte de Nación y de la provincia de Buenos Aires, por eso levantamos los cortes y cuando llegamos habían mandado a otros secretarios", señaló Nicolás Barca de SUTAP.

A raíz de esta situación Barca señaló que "esta medida es a nivel nacional. Hay compañeros a la vera de la ruta esperando la decisión que tomemos aquí. Nosotros estamos decididos a profundizar la medida".

"Salimos a la calle en reclamo de las tarifas –lo que pagan por un viaje en camión-. La tarifa de referencia no se respeta porque solo está hecha con costos y no alcanza para la utilidad del trabajo. Y además esta tarifa no se respeta", explicó Barca.

El gremialista subrayó que "las cámaras y el gobierno se reúnen para armar una tarifa con costos y a las dos semanas aumenta el combustibles entonces queda desatada. Pedimos que la tarifa de referencia esté atada al aumento del combustible. Además esa tarifa no tiene en cuenta la rentabilidad del trabajador".
Asimismo, aclaró que el reclamo incluye la liberación de los camiones detenidos en Entre Ríos que habían cortado otras rutas por similares motivos.

A su turno Ricardo Nievas, secretario de SUTAP, reprochó a la conducción de FADEAC porque "sólo se ocupan de hacer tablas de precios con costos y no contempla las utilidades de los trabajadores".

Por su parte, el subsecretario de Transporte de Cargas, Juan Manuel Escudero, aclaró que el Gobierno sólo oficia como mediador entre los transportistas y los dadores de carga y subrayó que luego el valor de cada viaje queda librado al libre juego de oferta y demanda.

"El Estado no puede intervenir en un acuerdo entre privados. El transporte de carga no es un servicio público donde intervienen otras áreas", explicó Escudero.

Desde el Ministerio de Transporte dijeron que los dirigentes no se presentaron al encuentro porque "no pudieron ponerse de acuerdo entre ellos con quiénes iban a asistir a la reunión en representación del grupo".

La medida de fuerza llegó hasta la autopista que conecta Buenos Aires y La Plata, a la altura de Dock Sud.

La misma escena se pudo observar en Villa La Rivera, Santa Fe, en Villa Constitución, sobre la autopista Buenos Aires-Rosario, en el cruce de la AO12 y la ruta 18, y en varios puntos de la ruta 34, en Entre Ríos.

"Hay un alto acatamiento, la convocatoria está dando resultados. Reclamamos por el fin del cepo al combustible, la actualización de tarifas y la inclusión de una cláusula gatillo para que las tarifas se actualicen en proporción a los aumentos de los combustibles", dijo Santiago Carlucci, referente de Transportistas Unidos de Argentina (TUDA).

Pese al fuerte acatamiento, a los puertos de Rosario, donde se exporta el 80% de los productos agroindustriales, arribaron más de 3.200 camiones.

En medio de un paro nacional de transportistas por tiempo indeterminado con retenes en las rutas por la falta de gasoil y mientras la Asociación de Transportistas de Carga de Tucumán (ATCT) continúa este miércoles con una medida de fuerza que incluye además un reclamo para lograr la equiparación de los precios de este combustible con la Ciudad de Buenos Aires, el Ministerio de Transporte de la Nación convocó a una reunión al sector de transportistas autoconvocados que esta mañana bloquearon la autopista Buenos Aires - La Plata que nunca llegó a realizarse.

La reunión fracasó porque los transportistas decidieron no participar ante la ausencia del titular del área, Alexis Guerrera. Según informó ese ministerio, “los manifestantes no pudieron ponerse de acuerdo entre ellos con quienes iban a asistir a la reunión en representación del grupo, logrando así no asistir a la convocatoria realizada por el gobierno nacional y provincial al diálogo”. La reunión “no se realizó porque éstos no asistieron”, agregaron en Transporte.

Los autoconvocados que hicieron los cortes aseguraron que esta mañana el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, se comprometió a que en la mesa de diálogo iban a estar presentes el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, el de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Energía, Darío Martínez. Sin embargo, los funcionarios que estaban preparados para recibirlos eran la subsecretaria de Transporte Automotor de la Nación, Laura Labat, la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Videla, y director de Transporte de Cargas bonaerense, Miguel Betilli.

“Los manifestantes no pudieron ponerse de acuerdo entre ellos con quienes iban a asistir a la reunión en representación del grupo, logrando así no asistir a la convocatoria realizada por el gobierno nacional y provincial al diálogo”, dijeron en Transporte
Mas temprano, el ministerio de Transporte había confirmado la presencia en el encuentro del ministro Carrera, el secretario Martínez y el ministro de Transporte de la Provincia de Buenos Aires, Jorge D´Onofrio.

“La reunión nunca comenzó porque el ministro de Transporte rompió su promesa de estar presente en la reunión, tal como se había acordado. A partir de esto, van a continuar las medidas de fuerza”, dijo a Infobae uno de los transportistas, Santiago Carlucci.

El grupo que interrumpió el paso en la autopista Buenos Aires-La Plata está encabezado por la Unión Nacional de Transportistas y Afines de la República Argentina (Untra), Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), Autoconvocados Unidos, y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP), los administradores portuarios. Estos sectores van con un petitorio que pide garantizar el abastimiento a precios de la Ciudad de Buenos Aires, la provisión de insumos y repuestos y reajuste delas tarifas de fletes.

Desde la cartera que conduce Guerrera señalaron que “hay un permanente diálogo con todos los sectores mediante las mesas de trabajo”, de las que participan las entidades y agrupaciones reconocidas a través de su personería jurídica, dejando en claro que los autoconvocados no la tienen. Asimismo, afirmaron que la labor del Ministerio es ser intermediarios con el objetivo de trasladar los reclamos y poner en conocimiento a las autoridades correspondientes. “En todo momento, el ministerio nacional mantuvo y mantiene comunicaciones constantes con los gremios y Cámaras que representan a los transportistas”, señalaron fuentes oficiales.

Por otro lado, este medio pudo saber que las personas que se manifestaron hoy en la autopista Buenos Aires – La Plata, se enmarcan dentro de un grupo de trabajadores que no tendrían representación gremial formal, ni reconocida del sector portuario de Dock Sud. Además, los reclamos que se escucharon hoy en el corte son de índole portuarios y vinculados a la carga, y no tanto a la problemática del gasoil.

Al encuentro no fueron convocadas las cuatro entidades principales del sector, que son la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac); la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra); la Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl) y la Confederación Argentina del Transporte Automotor (Catac).

Estas entidades se manifiestan abiertamente en contra de los cortes de ruta y proponen una salida de diálogo para el conflicto: “Mantenemos la postura dialoguista en busca de soluciones para el faltante de combustible, entre otras problemáticas complejas que afectan al sector. Se seguirá privilegiando el diálogo con quienes tienen responsabilidad política para resolver estas cuestiones, y aportando ideas en pos de soluciones”, señalaron fuentes de Fadeeac.

Continúa el conflicto a nivel nacional

Mientras tanto, sigue a nivel nacional por tiempo indeterminado el paro de los transportistas de carga, organizado por Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), Autoconvocados Unidos, y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP).

Los principales reclamos que llevan adelante los gremios son que se normalice el abastecimiento de combustible y que los precios sean similares a los de Capital Federal, una actualización de la tarifa de fletes, ya que el sector advierte sobre un aumento que vienen registrando los costos, y por último plantean la necesidad de acceder sin dificultades a los insumos necesarios para la actividad, como repuestos y neumáticos.

En ese contexto, hay movilizaciones de transportistas en diferentes provincias, especialmente en Río Negro, Neuquén, Santiago del Estero, Corrientes, Misiones, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Catamarca y Buenos Aires. Se impide la circulación del transporte de carga, mientras que hay una libre circulación de los automóviles particulares, el transporte de pasajeros, el transporte de caudales y los servicios de emergencia.

Por otra parte, la provincia de Tucumán es otro de los epicentros de la protesta de los transportistas de carga. Ayer hubo bloqueos en algunos accesos a la capital provincial y en zonas del interior, que fueron organizados por la Cámara de Transportistas de Carga de Tucumán. En tanto, en las próximas horas las autoridades gubernamentales mantendrían un encuentro con los principales referentes de las actividades productivas con el objetivo de destrabar el conflicto.

Los puntos de mayor conflicto se registran en los cortes de la ruta 302, en el distrito de Cevil Pozo, y por otro lado en la rotonda de empalme con la ruta 9, que es uno de los lugares de acceso a San Miguel de Tucumán. Según se informó, se permite por dicha zona la circulación de colectivos de pasajeros y autos particulares.

Cabe señalar que la crisis del gasoil golpea con fuerza al norte argentino con desabastecimiento del combustible, sobreprecios y entrega en cupos a productores y transportistas, lo que genera serios inconvenientes en el entramado productivo de la región en medio de la zafra de caña de azúcar y del limón, dos de los principales eventos económicos de las provincias norteñas.

La medida de fuerza comenzó el martes con un pedido de una política federal para conseguir el mismo precio del combustible en el Interior que el que se paga en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según indicó Eduardo Reinoso, presidente de la ATCT.

Los puntos de mayor conflicto se registran en los cortes de la ruta 302, en el distrito de Cevil Pozo, y por otro lado en la rotonda de empalme con la ruta 9, que es uno de los lugares de acceso a San Miguel de Tucumán
El dirigente explicó que en Tucumán falta gasoil y cuando se consigue se comercializa entre 100 y 200 litros por camión a un precio de 185 a 190 pesos. “Si queremos más litros, se venden a 230 pesos. Esta situación está afecta la actividad y competitividad, por lo que pedimos un precio del combustible igual al de Capital Federal”, cuestionó.

Asimismo, añadió que están trabajando “con tarifas que no fueron actualizadas mientras que el gasoil aumentó un 230%, las cubiertas subieron un 150% y el seguro un 100%”.