Remarcan que el acceso a Internet está  reconocido como un derecho humano. Convocan a un debate este jueves desde las 19 horas, en la estación del Ferrocarril.

La Federación Juvenil Comunista salió a recordar que Internet es un derecho humano declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y planteó la necesidad de debatir y profundizar sobre la brecha digital en la provincia.

Por eso convocó a discutir un documento preliminar que ya circula. La idea es juntarse este jueves 26 de noviembre a las 19 horas, en la Estación del Ferrocarril, un lugar abierto, y con la correspondiente distancia social, el uso de barbijo y alcohol en gel.

La FJC señaló que en la provincia “la pandemia profundizó la brecha digital”. Recordó palabras de la subsecretaria de Educación Marcela Feuerschvenger en el sentido de que “seguro que hay cosas que llegaron para quedarse como el vínculo con la tecnología”.

“Este panorama por parte de autoridades del Ministerio de Cultura y Educación nos hace necesario poner en la centralidad cómo la población educativa de La Pampa puede acceder a la Internet como un Derecho Humano”, planteó ese espacio político.

Propusieron desde la FJC una hoja de ruta por parte del Estado para asegurar que el Internet sea ejercido como un Derecho Humano y disminuir la brecha digital:

a) El Estado debe implementar un plan a desarrollarse en plazos y tiempos viables.

b) Recuperar el programa Conectar Igualdad para la Educación Pública.

c) Otorgar becas para aquellos/as estudiantes del Sistema Educativo para uso exclusivo de Internet con fines pedagógicos.

d) La Participación Multisectorial es clave y totalmente necesaria para el desarrollo de una política pública.

e) El Estado debe jugar un rol central para que el servicio de Internet no quede en manos de unas pocas empresas.

Los y las jóvenes comunistas dicen que “existen personas que no tienen acceso a internet, y las cuales pueden quedar excluidas de este nuevo mundo donde todo se maneja a través de este fenómeno, exacerbando así desigualdades económicas y sociales”.

“Ante este reconocimiento, los Estados tienen la obligación de brindarle a todos/as sus ciudadanos/as el Internet para que puedan acceder, en circunstancias de tenerlo, a las mismas posibilidades”, señaló un comunicado.