La tapa de EL DIARIO de hoy

El fiscal Komarofky confirmó que "el conductor del Fiat Duna habría invadido el carril de circulación contrario, siendo esta la causa del siniestro lamentable".

General Pico (Agencia) – Un hombre que conducía alcoholizado provocó el jueves por la noche un grave choque frontal en la Ruta Provincial 4, siniestro que dejó a seis personas heridas, una de ellas en Terapia Intensiva del Hospital Centeno. Se cruzó varias veces de carril hasta impactar de frente con un utilitario en el que viajaban cinco personas rumbo a la provincia de San Luis.

La colisión frontal tuvo lugar alrededor de las 21 horas sobre la Ruta Provincial 4, a la altura del cruce con la Ruta Provincial 3 (de tierra). El conductor del Fiat Duna, que venía hacia General Pico, embistió de frente a un Renault Duster que circulaba en sentido contrario.

Según confirmó el fiscal Guillermo Komarofky, el conductor del Fiat Duna, un piquense de alrededor de 27 años, había salido de Trenel y viajaba hacia Pico, mientras que en el Renault Duster viajaba una familia que se dirigía desde esta ciudad hacia su localidad de origen, Arizona.

Entre tres y cuatro ambulancias debieron asistir a los heridos del siniestro y trasladarlos hacia la Guardia del Hospital Gobernador Centeno. En el lugar trabajó personal policial de la Comisaría Tercera, que debió convocar también a Bomberos Voluntarios para retirar de los hierros retorcidos al conductor del Fiat Duna y a una de las mujeres que viajaba en el Duster. Luego del traslado de los heridos, personal de Siniestros Viales se encargó del relevamiento del lugar.

El fiscal Komarofky confirmó en la mañana del viernes que "el conductor del Fiat Duna habría invadido el carril de circulación contrario, siendo esta la causa del siniestro lamentable".

Y amplió en ese sentido que "de acuerdo al testimonio de personas que viajaban en la Renault Duster, el auto de frente venía cruzándose de carril. Esto fue advertido por la conductora de la Renault Duster, que intentó no colisionarlo, pero al momento del cruce le resultó imposible porque el conductor del Fiat Duna se le cruza nuevamente hacia su carril".

Destacó también sobre el conductor del Duna que, en el lugar del siniestro, "ya se escuchaba que no estaba en sus cabales, no tenía un relato coherente". De hecho, les aseguró a los uniformados que junto a él viajaba su esposa, relato que obligó a los policías a realizar un rastrillaje -sin éxito- por la zona, mientras que la mujer se presentó horas más tarde en el Hospital Centeno tras enterarse de lo ocurrido.

Komarofky señaló sobre el hombre que "posteriormente se confirmó con un análisis que se encontraba alcoholizado al momento del siniestro, muy por encima de los límites legales permitidos. El resultado fue de 1,05 de alcohol por litro de sangre, más del doble de lo que la Ley Nacional de Tránsito permite".

Heridos

El conductor del Duna ingresó al hospital con diversos traumatismos y quedó internado, pero con una consigna policial que lo detendrá una vez que reciba el alta médica, para luego comparecer ante la Fiscalía en la causa caratulada provisoriamente como "lesiones graves culposas, agravadas por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor", y agravadas también por conducir con alcohol en sangre por encima de los límites permitidos.

Una mujer de alrededor de 77 años, que viajaba de acompañante en el Renault Duster, resultó ser quien sufrió las heridas de mayor complejidad. Tiene fracturas en miembros superiores e inferiores, por las que debió ser intervenida quirúrgicamente, y permanece alojada en la sala de Terapia Intensiva.

Otro hombre de 39 años sufrió quebraduras y fue operado, para luego ser internado en clínica quirúrgica. Otra de las mujeres que viajaban en el Duster presentó una contusión pulmonar y los médicos del Centeno analizan su evolución. Mientras que otra mujer de 49 años fue atendida en Guardia y horas después dada de alta.