El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Autoridades y unas 50 personas asistentes participaron de una actividad para explicar los alcances del protocolo de intervención ante situaciones de violencia.

La Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica y la Secretaría de Recursos Humanos del Poder Judicial organizaron, vía Zoom, una conferencia sobre el Protocolo de intervención ante situaciones de violencia de género en el ámbito Laboral del Poder Judicial.

La actividad contó con la presencia de más de 50 asistentes y tuvo por objeto explicar los alcances del protocolo como herramienta para la protección de las personas que se desempeñan en la justicia provincial.

La apertura de la charla estuvo a cargo de la responsable de la OMyVD, Marien Cazenave, quien destacó la concordancia del texto con convenios sobre el tema de la Organización Internacional del Trabajo. Luego, la secretaria de RR.HH., Carolina Solera, explicó cómo y se tramitan las actuaciones por violencia de género laboral.

Profesionales de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica describieron el trabajo interdisciplinario de abordaje de casos que, desde un paradigma de derechos humanos, propicia un espacio de escucha activa y de construcción de soluciones y protección de las víctimas.

Las palabras de cierre estuvieron a cargo del ministro del Superior Tribunal de Justicia, José Roberto Sappa, quien remarcó la necesidad de introducir cambios que posibiliten crear un Poder Judicial con perspectiva en derechos humanos.

El Protocolo fue aprobado en noviembre del año pasado y tiene como fin garantizar un ambiente libre de violencia de género en el ámbito laboral del Poder Judicial, promoviendo acciones de prevención, orientación, abordaje y erradicación de la problemática.

El documento señala que se entiende por “violencia de género en el ámbito laboral” a toda acción, omisión o comportamiento, destinada a provocar directa o indirectamente daño físico, psicológico o moral a un/a, trabajador/a sea como amenaza, o acción consumada. Se incluye el acoso psicológico, moral y/o sexual en el trabajo, pudiendo provenir tanto de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores.