El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

La agrupación "Todas Somos Andrea" y la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos presentaron en la Sala del Pensamiento de la Legislatura el informe "De qué hablamos cuando hablamos de prostitución".

Estadísticas y emoción, datos y testimonios, investigación y una mirada para el futuro. Todo eso rondó la presentación del informo "De qué hablamos cuando hablamos de prostitución", una suerte de radiografía de la prostitución en Santa Rosa.

A grandes rasgos, hay evidencias del ingreso a la prostitución en la niñez, el abandono del sistema educativo, la presencia de "fiolos" que las obligan y se quedan con el dinero y los hechos de violencia como asunto cotidiano.

Se hizo este miércoles en la Sala del Pensamiento  de la Cámara de Diputados y Diputadas de la provincia. El informe estuvo a cargo de la colectiva "Todas Somos Andrea" y de la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos.

todas somos andrea sala del pensamiento 2

María Zerbino y Blanca Torino, como caras visibles de esos espacios, hicieron comentarios vinculados con el trabajo que ve la luz. La Secretaría de la Mujer, Géneros y Diversidad le dio volumen político e institucional al acto, con la presencia de la responsable del área Liliana Robledo.

"Es importante que nos escuchen jóvenes. Queremos que se vea la verdadera cara de la prostitución y que la dejen de vender como un trabajo. Queremos que dejen de llenarle la cabeza a nuestras niñas, a nuestras nietas", dijo Blanca Torino.

Una de las fuentes del informe son los testimonios de 34 mujeres de entre 24 y 48 años de edad, sobrevivientes del sistema prostituyente en la capital provincial. Revela el ingreso desde la niñez a la explotación sexual. Las víctimas en una enorme mayoría no pudieron terminar los estudios secundarios: apenas el 8% llegó a esa instancia.

todas somos andrea sala del pensamiento 3

Un  47,4% de las mujeres encuestadas dijo que ingresó a la prostitución a partir de que fueron captadas por fiolos, "amigos", o "maridos". El 69,23% aseveró que depende de un fiolo y el 30,76% del "marido". El 46% de las mujeres dijo que el dinero obtenido es para el "fiolo", el 31% exclusivamente para ella y el 15% lo divide.

La violencia es parte de la vida cotidiana de esas mujeres: el 77% de las la sufrió de parte del fiolo y de los "clientes", el 15% únicamente de parte de los fiolos y el 8% solamente por parte de los clientes. El 77% padece secuelas físicas y/o psicológicas. El 61% fue obligada a consumir o comercializar sustancias.

todas somos andrea sala del pensamiento 4