Aprueban la colocación de antenas en espacios públicos: “algo huele mal”

El proyecto de Altolaguirre generó suspicacias entre sus propios socios políticos. La presión que metió el oficialismo rindió frutos: el Concejo aprobó el tema sin analizar con mayor profundidad. Desde ENACOM -gestionada por el PRO- se arrojaron sospechas.

El oficialismo finalmente impuso un proyecto para la instalación de antenas en distintos puntos de la ciudad. Pese a las resistencias de los propios socios de Cambiemos, la iniciativa avanzó rápidamente, aunque generó suspicacias entre los propios aliados del intendente Leandro Altolaguirre.

Esas sospechas dispararon un nuevo capítulo de la interna que a veces en silencio sacude a Cambiemos.

El proyecto de Altolaguirre que aprobó el Concejo por mayoría atiende especialmente la solicitud de una empresa puntual, que pretende instalar antenas en espacios públicos. El oficialismo metió presión para un rápido tratamiento. Hasta el miércoles, parecía que se atendería la petición de analizar el tema más profundamente, pero este jueves se aprobó la decisión.

Las sospechas que se generaron fueron tales que hasta el titular de la delegación local de ENACOM -el organismo que controla este tipo de servicios- salió a advertir sobre algunos movimientos sugerentes.
Eduardo “Lipe” Helt no dudó en advertir que “algo huele mal en Santa Rosa... y no son las cloacas”. Puso la iniciativa bajo sospecha: “¿Antenas para dar wi-fi? ¿Una empresa para instalar antenas? ¿Y en plazas? Ojalá la comisión revise legislación vigente y consulte”, sugirió mediante una publicación en las redes sociales. La empresa interesada sería de Córdoba.

lipehelt



La interna política

Detrás del posicionamiento respecto del tema puntual hay también una interna política que ya mira de reojo las elecciones del año que viene. En Cambiemos es cada vez más evidente que un polo de poder está conformado por la alianza que arreglaron Altolaguirre, el senador Juan Carlos Marino y el funcionario nacional Pedro Pisandelli, con contactos y llegada a lugares neurálgicos por su manejo presupuestario.

Pisandelli es del PRO pero le pone palos en la rueda al “Colo” Carlos Javier Mac Allister, que es el líder del otro polo que puja por las candidaturas del año que viene.

Uno de los aliados con ese espacio es el radical Miguel Bravo, que no casualmente hizo sonar su oposición al proyecto de las antenas. El justicialista Araldo Eleno respaldó esa idea: “¿Cuál es el apuro?”, preguntó.

A pedido

En su fundamentación, la propuesta del Ejecutivo sostuvo que “existe la solicitud de una empresa para instalar antenas en espacios públicos propiedad de esta Municipalidad que no han sido consolidados como tales” y que “dado el avance en tecnología es cada vez más evidente y por lo tanto es imprescindible mejorar la comunicación de la población, tanto sea por los servicios privados brindados, como por la posibilidad de ofrecer desde las mismas, otro tipo de señales públicas y gratuitas (wi-fi por ejemplo)”.

La comisión convocó al director de Planificación y Proyectos, Tobías Garzarón y al arquitecto del área Javier Hernández. En la primera conversación surgió la necesidad de que se determine una superficie máxima a ceder, que podría ser de un 5% del terreno total; que dicho terreno debe ser un espacio desértico, sin juegos ni mejoras; que a partir de la estructura instalada la empresa beneficiada incluya iluminación para dar respuesta a los pedidos de vecinas y vecinos que así lo piden para mejorar la seguridad de estas áreas y además, que se provea del servicio libre de Wi-Fi.

El proyecto se aprobó por mayoría, con el voto negativo de Bravo. Se modifica la Ordenanza 2592 regulatoria de la instalación de estructuras de soportes de antenas, antenas y equipos complementarios de comunicación en la ciudad.

El Ejecutivo estará habilitado a firmar convenios de arrendamiento con cualquier empresa de servicio que necesite un lugar donde instalar dichas estructuras.

Entre los parámetros a cumplir se incluyen: el espacio a considerar deberá tener como mínimo 8 mil metros cuadrados y la porción a arrendar no podrá superar el 2% de la superficie total.

Las locatarias deberán realizar obras de mejoramiento, que disminuyan el impacto visual, prestar el servicio gratuito de internet inalámbrico, se encargarán del mantenimiento del lugar para su disfrute público y costearán la instalación y pago de la iluminación del lugar.

Además abonarán mensualmente, por cada metro cuadrado utilizado, el valor de 1,8 UF (cada Unidad Fiscal equivale al valor de un litro de nafta especial).

La autoridad de aplicación será la Dirección de Obras Particulares y Catastro y la Dirección de Planificación y Proyectos.

Temas en esta nota: