Piden 5 años de prisión para el militar que incendió la casa de su expareja

El ataque ocurrió en Villa Santillán, en diciembre del año pasado. La calificación legal de la acusación está enmarcada en la Ley 26485, de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

La fiscalía pidió una condena de cinco años de prisión para Brian Carra, el militar acusado de incendiar la casa de su expareja y poner en riesgo la vida de quienes estaban en la vivienda en ese momento. El imputado afrontó el juicio en condición de detenido en forma condicional.

El juicio se desarrolló desde el lunes de esta semana. El episodio ocurrió en Villa Santillán, en diciembre del año pasado. La calificación legal de la acusación está enmarcada en la Ley 26485, de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Cuando ocurrió el ataque, la víctima se encontraba en su hogar, donde vivía con los hijos que tiene en común con el victimario. El imputado mantuvo un pequeño diálogo con uno de estos a través de una ventana, cuando metió su brazo por allí y tiró sobre un sillón un elemento con llama libre.

La vivienda en cuestión -ubicada en la calle Pestalozzi al 1100, entre Pío XII y Chile, casi frente al pasaje Almafuerte- pertenece a María Cristina Alfonso, de 55 años, madre de la víctima, María Micaela Cuta, de 23 años.

Los vecinos de Villa Santillán estallaron de la bronca cuando corrió el dato de que el incendio de una casa en el corazón del barrio lo provocó un hombre que es expareja de la mujer que reside en el lugar.

Carra fue detenido fue detenido a partir de los dichos del nene a los adultos y el testimonio de un vecino. Se necesitaron dos autobombas del Cuerpo de Bomberos para poner fin al incendio intencional: la mujer fue trasladada al Hospital Evita, sin riesgos, en tanto que los tres nenes y la mamá de la víctima se fueron sin problemas de salud junto a familiares.

Una vez disparado el incendio, los bomberos llegaron con alguna demora, según relataron testigos, y tuvieron serios problemas para actuar. Los daños fueron mayúsculos: en el interior de la vivienda no quedó casi nada en pie.

Luego de ocurrido el hecho, durante una entrevista con El Diario, María Micaela Contó el largo historial de violencia de género que sufrió de parte de Carra. También resaltó las idas y vueltas con la Justicia para poder conseguir un botón antipánico. Además, criticó a las autoridades del Ejército argentino porque -aseguró- estaban al tanto de “todo lo que pasaba” pero “nunca hicieron nada”.

Temas en esta nota: