"Una parte de la película no se había contado"

El concejal del PJ, Araldo Eleno, reprochó al intendente Leandro Altolaguirre no haber generado "un espacio de diálogo para aclarar" los cuestionamientos a la ordenanza de las antenas que se derogó este jueves. 

El presidente del bloque de concejales del PJ, Araldo Eleno, dijo que derogaron la ordenanza exprés que permitía colocar antenas en espacios verdes de la ciudad porque “una parte de la película no se había contado”. 

Eleno agradeció a los concejales opositores que acompañaron la derogación en la sesión de este último jueves y a los dos ediles del FrePam, Claudia Giorgis y Marcos Cuelle, que prestaron su votos para habilitar el tratamiento sobre tablas y también votaron la anulación de la modificación de la normativa. Dijo que espera que el intendente Leandro Altolaguirre no aplique el veto.

“Cuando aprobamos la ordenanza que fue derogada, analizamos cuestione técnicas y la salud de los vecinos, una cuestión recaudatoria que había planteado el Ejecutivo y la prestación del servicio”, reconstruyó. Y admitió que “no se consideró que íbamos a tener la manifestación de algunos de los actores que están en el tema, una opinión diferente, recibimos a quienes opinaban a favor y en contra, y surgieron algunas cuestiones  que llamaban la atención”.

En ese sentido, reprochó al intendente “ser poco permeable, como es su costumbre, a generar una mesa de diálogo y a aclarar las cuestiones que estaban en duda y no generar ese espacio de diálogo que veníamos pidiendo desde el bloque del PJ”.

“Una parte de la película no se había contado”, justificó el cambio de postura de los ediles del PJ, que el 13 de setiembre habían votado la aprobación de la ordenanza exprés.

“Después surgió un debate de una cuestión política, el uso del espacio público. Es un debate que nos debemos como sociedad. En el Concejo siempre apoyamos las iniciativas que acompañan el desarrollo de la ciudad,  pero siempre hemos sido permeables a escuchar las voces de todos”, remarcó.

Por eso mismo, resaltó, en la propia derogación de la ordenanza de la polémica se toma el compromiso de “trabajar con la ordenanza madre, del 2000, que con el avance tecnológico hoy es anacrónica”.

Temas en esta nota: