"El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”

No hay dudas de que las mujeres conquistan cada vez más espacios en ámbitos laborales antes exclusivos para los hombres. Uno de ellos es el del transporte público, más específicamente el de colectivos, donde ellas cobran cada vez más protagonismo.

Recientemente, cuatro mujeres rosarinas presentaron un amparo, convalidado por la Justicia, contra una empresa de colectivos que las marginó a la hora de pasarlas a planta permanente, pero el propio secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, Manuel Cornejo, no coincidió con el fallo y lanzó una polémica frase. “El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”, manifestó y desató el rechazo de todos los sectores que reclaman igualdad.

En el marco del proceso judicial, Cornejo indicó que “la UTA no tiene ningún problema de que trabajen mujeres”, pero automáticamente se empantanó al asegurar que “es un trabajo muy pero muy duro” para el género femenino. "El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión", completó el dirigente gremial, quien intentó defenderse alegando que otras empresas habían intentado tomar personal femenino pero no dio resultado "por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso".

El repudio a Cornejo llegó de todo el arco político. La concejala radical María Eugenia Schmuck señaló que su afirmación “es un claro retroceso en relación a los derechos conquistados". Desde otra vereda, la precandidata de Libres del Sur y coordinadora de la organización feminista Mumala, Sofìa Botto, reclamó el cumplimiento de una ordenanza municipal “que promueve que la mitad de los colectivos los manejen las mujeres”. “Siempre se puede ser más machirulo”, lo cruzó.

Temas en esta nota: