Trabajadores del Astillero Río Santiago tomaron la planta con el interventor adentro

Trabajadores del Astillero Río Santiago afiliados al sindicato de ATE iniciaron hoy una toma de la planta ubicada en la ciudad de Ensenada, en reclamo de "insumos básicos para retomar la actividad productiva", con el interventor Daniel Capdevila, y otros directivos, dentro del edificio y sin poder salir.

El secretario general de ATE-Ensenada, Francisco Banegas, explicó que, ante el reclamo, Capdevila "pidió más tiempo para resolver temas vinculados a la provisión de materiales, que tienen paralizada la producción", pero en el gremio aclararon que no iban levantar la ocupación del lugar hasta no tener una respuesta.

Hasta las 20:00 de este jueves la protesta de los empleados continuaba con Capadevila y otras autoridades sin poder salir de sus oficinas, luego de que el interventor regresara a la planta "tras diez días de ausencia".

"En el astillero resolvimos quedarnos en la fábrica hasta que nos garanticen poder seguir trabajando, no sale nadie hasta entonces, ni siquiera los gerentes y el presidente. Por eso se convoca a los familiares y vecinos acompañarlos en la puerta de la fábrica", comunicaron delegados de ATE tras la asamblea en la que dispusieron la medida.

Los empleados reunidos reclamaron que las autoridades de la fábrica "una vez que vienen al astillero trabajen y resuelvan con los ministros provinciales de Economía, Hernán Lacunza y de Trabajo, Marcelo Villegas este asunto, que es prioridad para los trabajadores".

En ese contexto, Capdevila negocia la provisión de oxigeno y gas, mientras los trabajadores se encuentran en una permanencia pacifica en los alrededores del Edificio de Dirección, para "garantizar que se cumpla con la entrega del vital insumo, que permite avanzar en las obras de construcción naval".

Entre esos trabajos a terminar figura el buque Eva Perón, que está en un 97 por ciento y requiere una inversión de 75 millones de pesos para ser entregado, mientras que la Provincia recibiría un pago de más de 200 millones de pesos por las nave, según trascendió.

La nueva escalada de tensión sobre el astillero llegó luego de dos semanas calma, tras los serios incidentes con enfrentamientos con efectivos policiales en una protesta que hicieron los trabajadores despedidos en el centro de La Plata el pasado 21 de agosto.

Por su parte, la gobernadora María Eugenia Vidal se había vuelto a referir al conflicto de Río Santiago en una entrevista televisiva que dio días atrás, en la que volvió considerar que el astillero se convirtió durante la gestión anterior en "un nido de corrupción".
Al respecto, existe una causa judicial que investiga supuestos desvíos por 50 millones de pesos en beneficio de ATE Ensenada, entre otros presuntos delitos.

Temas en esta nota: