Coparticipación: no hubo acuerdo y los intendentes del norte elevarán varias propuestas

Los jefes comunales de la zona norte de la provincia se reunieron por quinta vez y no lograron determinar una modificación consensuada.

General Pico (Agencia) - Los intendentes de la Región II, que incluye en su mayoría a las localidades del norte provincial, mantuvieron ayer en esta ciudad la última reunión para definir propuestas de modificación a la ley de coparticipación. Los pueblos chicos y grandes no lograron llegar a un acuerdo, por lo que en las próximas horas elevarán un acta al Ministerio de Hacienda, donde se detallan varias opiniones e ideas de distintos jefes comunales.

El intendente Rainone recibió ayer en el salón del Correccional Abierto a los mandatarios de Agustoni, Alta Italia, Ceballos, Coronel Hilario Lagos, Colonia Barón, Dorila, Intendente Alvear, Metileo, Quemú Quemú, Sarah, Trenel, Vértiz y de Villa Mirasol.

El de ayer fue el quinto encuentro de intendentes de la zona y durante dichas deliberaciones no lograron determinar una modificación consensuada.

El intendente piquense destacó ayer, quizás como único punto de encuentro, que “contamos con un eje en común que cuenta con una auditoría para que tengamos un control y un acuerdo en los distintos ingresos propios. Y por la información que tenemos, esto se puede repetir en otras regiones también”.

intendentes reunión pico cooparticipacion 2

Luis Giacomino, jefe comunal de Vértiz, admitió que “este es el quinto encuentro, hemos discutido bastante y cada cual mantiene su posición”. Dijo entender lo que reclaman las localidades grandes, pero planteó como eventual salida que “sería beneficioso que tuvieran algún acuerdo diferenciado con la provincia, que no fuera discutido dentro de lo que es la coparticipación neta”.

Juan Carlos Pavoni, de Metileo, observó por su parte “lo que presentó General Pico a nosotros nos perjudicaba, pero creo que en la última reunión el intendente Rainone reconoció que era una propuesta que había tirado como para abrir el debate”. Y recordó en tal sentido que “el pedido de Pico de modificar la coparticipación por cantidad de habitantes nos perjudicaba, pero a partir de ahí se abrió el debate y fue bastante firme”.

Uno de los puntos cuestionados desde Pico y otras localidades fue que algunos pueblos incluyeron en el último tiempo, como recaudación propia y así elevaron el puntaje para coparticipar, emprendimientos poco habituales para un municipio, como una panadería o una estación de servicio.

Rainone indicó al respecto que “por ahí es donde no coincidimos en algunos aspectos”. Y puntualizó: “Vamos a poner un ejemplo, tiene una panadería única en la localidad y lo toma como ingreso propio, en ese aspecto yo entiendo que si no hay panadería hay una cuestión lógica en beneficio de la comunidad, pero el día que haya otra panadería tendría que dejar de existir ese punto. Esto como si fuera también una estación de servicio”, advirtió.

Giacomino apuntó sobre estos “extras” que “pasa también por tipificar un poco los ingresos municipales, porque la Micro Región II es una de las zonas con menores ingresos por este tipo de cosas anexas que tiene, pero en otras regiones hay localidades que tienen dentro de los ingresos municipales a un frigorífico, o a un hotel, algo que me parece que es totalmente ajeno al contexto municipal”.

Metileo es la localidad del norte cuyo municipio administra una panadería. Pavoni defendió su proyecto porque “en Metileo no había panadería propia, si no había era porque no era rentable y si no es rentable la pone el municipio, de alguna manera tenés que sostenerla y por eso le tenés que dar ingreso a la coparticipación, para poder pagar la mano de obra que genera. Con una panadería social el pan en Metileo está más de 10 pesos, por debajo del precio de un pan que se lleva de General Pico”.

Y remarcó: “Nosotros tenemos situaciones totalmente distintas a la de un pueblo grande. Y lo hemos planteado en algunas reuniones, es que los pueblos grandes tienen soluciones que les da la Provincia”. Citó como ejemplos el traslado diario de jóvenes a colegios secundarios de Pico, la falta de una estación de servicio, la ausencia de un “Pampa Pagos” o el mantenimiento de un cajero automático.
Pavoni remarcó finalmente que esas carencias “son cosas importantes, por eso la impronta que tomó nuestro proyecto es ser un municipio intervencionista, para darle a la gente una calidad de vida y una condición distinta, para que puedan hacer un ahorro económico los bolsillos de hoy que están tan saqueados por el Gobierno Nacional”.

Temas en esta nota: