La acusación estuvo a cargo de la fiscala Ana Laura Ruffini. Un hombre de 51 años sometió sexualmente a la víctima durante 13 años. Los abusos ocurrían mientras la madre de la pequeña se encontraba ausente.