La reapertura del frigorífico de, a un paso

La planta del ex Frigorífico General Acha está inactiva desde 2017. Expectativa en los exempleados. "Vamos a llamar a los que viven en el pueblo", dijo Eduardo de la Iglesia, representante de la firma que negocia la compra.

Una empresa de Capital Federal está a punto de adquirir el ex Frigorífico General Acha en las próximas horas. La novedad se palpita en la ciudad sureña, cuando los exempleados levantaron una protesta en reclamo de las indemnizaciones adeudadas a pedido de los interesados en adquirir la planta. El próximo lunes estaría firmándose el acuerdo y los nuevos dueños comenzarían a trabajar en aproximadamente 40 días. Incluso ya comenzaron las gestiones para obtener los permisos en el territorio provincial.

El primer indicio de la posibilidad de que el frigorífico de General Acha tuviera nuevos dueños se conoció el viernes por la mañana, cuando los exempleados se preparaban para una protesta pero recibieron un llamado de los representantes de una empresa que estaba negociando con los anteriores propietarios.

“Teníamos prevista una movilización en el centro para hoy (por ayer) a la mañana pero nos llamaron pidiéndonos que tengamos paciencia hasta el lunes, que había una empresa negociando la compra del frigorífico”, dijo Valentín Wentenao, uno de los extrabajadores de la planta, al sitio Portal 21.

Y agregó que “como somos gente que queremos el trabajo y que nos paguen los que nos deben, les vamos a dar esa tranquilidad y levantamos la protesta”. En total, son 124 los trabajadores que quedaron sin empleo cuando cerró el frigorífico achense, hace dos años.

Según Wentenao, la negociación por el traspaso de las acciones estaba muy avanzada y en las próximas horas se concretaría el traspaso. “El acuerdo estaría cerrado en un 80%, para el lunes estaría terminado. Se pasarían las acciones a un hombre de apellido De La Iglesia, esperemos que el lunes se concrete y tengamos la respuesta que estamos esperando estos dos años”, concluyó Wentenao.

De La Iglesia es Eduardo, un empresario dedicado a la producción y a la comercialización de hacienda en la provincia."Represento a una firma, Flacsi SA, que está negociando el traspaso de acciones de los antiguos accionistas para poder iniciar la reapertura del frigorífico en los próximos días. No tenemos nada que ver con frigorífico Anselmo ni Tres Arroyos. Tenemos una relación con el tema del frigorífico Anselmo, pero en esto no tiene  nada que ver", aclaró el empresario en diálogo con El Diario.

 "Vivimos en La Pampa. La empresa es de Capital Federal, un grupo grande de inversores, son anónimos. Yo soy el apoderado y el que está negociando. No me venden a mí", explicó.

"El frigorífico de Acha está  concursado. Esta nueva empresa se haría cargo del pago del concurso. Todavía falta terminar el traspaso de algunas acciones de algunos de los socios. Cuando eso esté listo, buscaremos los permisos y habilitaciones para ponerlo en marcha", indicó.

Si bien no se sabe con precisión qué porcentaje de las acciones tendrá cada parte, De La Iglesia representa a los socios mayoritarios y se estaría conformando un nuevo directorio. El viernes por la noche se realizaban las últimas reuniones en General Acha para pulir detalles con algunos de los accionistas que aún tenían dudas sobre el traspaso.

De la Iglesia evaluó que estaría cerrando el negocio en General Acha el próximo lunes y manejan un plazo de 40 días para comenzar a trabajar. Los empresarios ya habrían iniciado las conversaciones para obtener los permisos en territorio provincial.

El empresario indicó que "se anticiparon en los tiempos" con el anuncio de la reapertura. "El martes o miércoles, cuando tuviéramos todo encaminado en papeles, íbamos a anunciarlo para los medios. Esto no se hace para un negocio inmobiliario sino para producir. Estuvimos en el Ministerio de la Producción hablando con la gente del gobierno el viernes", confió.

Personal

Sobre los exempleados, De la Iglesia indicó que no los conoce pero aclaró: "No vamos a traer gente de afuera para trabajar en planta. Vamos a analizar a los empleados que estaban antes para ir tomandolos a ellos".

"No sabemos cuántos empleados vamos a necesitar. Hay que hacer unas readecuaciones para sacar el permiso de tránsito federal o provincial. En base a las habilitaciones, es la gente que vamos a ir tomando", apuntó.

También mencionó que falta resolver algunas deudas que quedaron cuando los despidieron. "Compromisos para con los empleados no hay ninguno. Ninguno quedo siendo empleado. Pero si el compromiso es volver a tomar gente de acá. En base a las habilitaciones vamos a ir abriendo por sectores y será la cantidad de empleados que tomemos", advirtió.

"Vamos a llamar a los que viven en el pueblo", insistió.

 

 

 

Temas en esta nota: