El cazador que mató al compañero fue acusado y quedó en libertad

El cazador de Bolívar que mató a su compañero de un disparo en un campo de Luan Toro fue formalizado y quedó en libertad. Lo acusan por "homicidio culposo" y "tenencia ilegal de arma".

Los fiscales que intervienen en la causa estuvieron en la zona del hecho y recogieron datos sobre cómo se habían desarrollado los hechos. Un error al momento del reencuentro de los cazadores habría causado el disparo mortal.

El fiscal general Armando Agüero estuvo el pasado martes en la zona del trágico hecho y contó los avances de la investigación. Omar Adrover, el cazador de 53 años oriundo de la localidad bonaerense de Bolívar, quedó imputado por el delito de “homicidio culposo” y, explicó Agüero, “tenencia ilegal de arma, un fusil calibre 300. Fue formalizado no se puso ninguna medida restricitiva, sólo tiene que presentarse cada 15 días en la Fiscalía de Victorica”. En la formalización, el imputado asistido por su abogada Vanesa Ranocchia se negó a declarar.

¿Qué fue lo pasó? Según lo que pudo esclarecer Agüero, “los cazadores Maximiliano Rivera, la víctima, junto a Adrover y dos personas más habían llegado a un campo ubicado a unos 70 km. De Luan Toro para cazar. Si bien tenían permiso para cazar en un campo, se fueron hacia otro”. De los cuatro, tres se bajaron de la camioneta a cazar un ciervo el domingo por la noche. “Adrover, su esposa y Rivera se colocaron en cercanías a un charco donde los ciervos podrían ir a tomar agua. Dos se quedaron apostados allí y Rivera se fue hacia el monte. Acordaron una hora para regresar y encontrarse en el charco”, relató el fiscal. Horas más tarde, se produjo el fatal desenlace.

“Cuando Rivera regresó al charco de agua donde habían quedado en encontrarse, Adrover lo habría confundido con un ejemplar de ciervo colorado y disparó”, relató Agüero. El impacto del fusil calibre 300 le dio a Rivera en el glúteo izquierdo con orifico de salida en la zona de la ingle. “El hombre que efectuó el disparo se fue a buscar la camioneta, que estaba a unos 15 km. Del campo y su esposa se quedó con el herido”, agregó el fiscal.

A Rivera lo cargaron en el vehículo y lo llevaron hacia el hospital de Toay, donde ingresó ya sin vida. “Son situaciones frecuentes lamentablemente, porque son todos amigos. Se disparan cuando sacan las armas o cuando quieren perseguir algún. O como en éste caso, cuando salen a caminar y se confunden”, sostuvo Agüero. Y detalló que Rivera “iba con un llamador casero para ciervos, lo cual puede haber confundido al que disparó”.

Tanto el fiscal Agüero como la fiscla Moyano analizan los próximos pasos a seguir. En el mediodía del martes, los funcionarios judiciales se dirigieron hasta el campo donde ocurrieron los hechos, con intervención de la Agencia de Investigación Científica y de Personal Policial de Luan Toro.

“Estamos evaluando las medidas de prueba a realizar para continuar con la investigación”, manifestó Agüero y no descartó la realización de la reconstrucción del hecho.

Cazadores Luan Toro 2

El lugar de la cacería.

Temas en esta nota: